Ciudades que son amigas de los niños

La Convención sobre los Derechos del Niño cumplirá en 2019 tres décadas. Sin embargo, a día de hoy, muchos de los principios que recoge el tratado siguen lejos de cumplirse en muchos países. Entre ellos está el derecho a la participación de los niños y adolescentes, a ser escuchados y a que se tengan en cuenta sus opiniones. Un desafío al que intentan poner remedio en muchos municipios reconocidos por Unicef con el sello ‘Ciudades amigas de la infancia’.

Por Adrián Cordellat y Diana Oliver

“En general se piensa que los niños no son capaces de formar opiniones coherentes y tomar decisiones. Sin embargo, desde muy pequeños ya tienen preferencias y opiniones propias que pueden contribuir a identificar sus necesidades y a buscar soluciones a los problemas que se enfrentan de una forma simple y desde su cosmovisión”, explica Lucía Losoviz, responsable de Políticas Municipales de Infancia de Unicef Comité Español.

Para Losoviz otorgar a los niños el derecho a la participación puede generar cierta controversia entre determinados sectores de la población, que pueden ver este derecho como una forma de “adultizarlos”, “robarles” la infancia o traspasarles responsabilidades que deberían competer a los adultos. Sin embargo, como señala la portavoz de Unicef, la Convención sobre los Derechos del Niño “no impone a los niños la obligación de participar, sino que establece el derecho a hacerlo”. Un aspecto en el que incide al recalcar que “no se debe obligar a ningún niño a asumir responsabilidades para las que no está preparado ni a tomar decisiones sobre temas que no tenga información o no pueda prever sus consecuencias”, ya que para un desarrollo saludable de los menores es “importante” propiciar que los niños asuman compromisos “de forma gradual y según su madurez, estando entre ellos el de su responsabilidad ciudadana en una sociedad democrática”.

Ciudades amigas de la infancia

El pasado mes de septiembre CaixaForum Madrid acogió el IV Congreso Internacional Ciudades Amigas de la Infancia, una iniciativa liderada por Unicef en más de 50 países y a la que el comité español se unió en 2002 para premiar a las ciudades y municipios que “impulsan y promueven la aplicación de la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN) en el ámbito local, promocionan la participación de los niños, niñas y adolescentes en todos lo temas que les afectan, y fomentan el trabajo en red entre los distintos municipios que forman parte de esta iniciativa”. Todo ello con el fin de contribuir al objetivo último del programa: que se diseñen e implementen políticas públicas eficaces para mejorar el bienestar de los niños, defendiendo sus derechos, fomentando su participación y haciendo de las ciudades entornos más habitables, especialmente para los más jóvenes.

Mesa redonda “La ciudad en un mundo de cambio: la infancia en el centro de las políticas locales”, durante el IV Congreso Internacional de Ciudades Amigas de la Infancia.

Hoy en España hay 170 ciudades que han sido reconocidas ya con el sello Ciudad Amiga de la Infancia. Un sello para cuya obtención los requisitos, según Lucía Losoviz, se adaptan a las “características diferentes” de que cada uno de los países en que se implementa y “se contextualiza según la realidad local y la estructura política del país”. Sin embargo, siempre hay un punto en común, “la promoción de la participación de la infancia y la adolescencia y la planificación a largo plazo para abordar las principales necesidades de los niños y niñas”.

Con el Sello Ciudad Amiga de la Infancia, Unicef reconoce y pone en valor los esfuerzos a favor de los niños realizados por la ciudadanía y sus instituciones, pero como matiza la responsable de Políticas Municipales de Infancia de Unicef Comité Español, este reconocimiento “no es un fin en sí mismo sino el comienzo de un proceso de trabajo conjunto donde la infancia y adolescencia asumen un rol protagónico en la agenda de las políticas públicas locales”. La prueba de ello es que el sello tiene una vigencia de cuatro años (“con la obligatoriedad, por parte del Gobierno Local, de presentar un informe intermedio a los dos años de la concesión del Sello”), un periodo tras el que debe renovarse el compromiso del municipio con la infancia.

Alianzas con la infancia

Existen muchas iniciativas innovadoras y rompedoras entre las premiadas como en el sello Ciudad Amiga de la Infancia. Según Lucía Losoviz, en el aspecto de procesos de participación infantil y adolescente hay muchos ayuntamientos, como los de Mollerusa, Alcobendas o Humanes, entre otros, “que han logrado cambios en sus ciudades involucrando activamente a los niños y niñas”. Cita especialmente la portavoz de Unicef el caso de la ciudad asturiana de Avilés, en la que el II Plan de Infancia ha sido elaborado por los niños, niñas y adolescentes de la ciudad. Y también se han llevado a cabo planes muy innovadores en otras ciudades, como la ibicenca de Santa Eulària des Riu o la asturiana de Castrillón, en la que se lleva a cabo la medición de impacto de las ordenanzas locales en los niños.

 

Todas estas iniciativas tienen un aspecto en común: “no pueden ser lideradas únicamente por los gobiernos en solitario, sino que debe haber alianzas y asociaciones con la propia infancia, con las familias y con todos aquellos que tienen relación con la vida de los niños y las niñas”, afirma Losoviz, que añade que el proceso de construcción de una Ciudad Amiga de la Infancia “no sólo demanda compromisos políticos, aunque esto sea fundamental, sino también acciones concertadas a través de todo el gobierno local”.

¿Qué papel juegan en ese sentido las familias y las escuelas como ámbitos de gran influencia para los niños? “El rol de las familias, como el de las escuelas, es fundamental para asegurar la coherencia de los procesos que se pretenden llevar a cabo. No en vano, por ejemplo, no se puede pensar en potenciar procesos de participación de niños y niñas si las familias y las escuelas no están involucradas y fomentan los espacios y mecanismos para que esa participación sea genuina, real y se dé en todos los ámbitos en los que interactúa el niño o la niña”, afirma la portavoz de Unicef; que al respecto, y por último, destaca también que las administraciones locales trabajan con las familias en “sensibilización, prevención y atención directa, ya que son los responsables directos del cuidado y protección de la infancia, y el pilar más importante para el desarrollo afectivo de los niños”.

Autor entrada: Adrián Cordellat

1 thought on “Ciudades que son amigas de los niños

    Aida - UNICEF

    (25 octubre, 2017 -9:35 am)

    ¡Muchas gracias por haceros eco de la iniciativa de #CiudadesAmigas! Por supuesto, las familias tienen un papel clave si queremos lograr una participación infantil real en todos lo ámbitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Madresfera SLU + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web www.madresfera.com + info

Array