Breastfeeding Welcome: una guía de lugares amigos de la lactancia materna

Por Adrián Cordellat

Aún hoy la lactancia materna, un acto tan nuestro, tan de mamíferos, como que una madre amamante a su hijo, está mal visto en determinados espacios y, a veces, causa miradas de soslayo, incomodidad. También a las madres que amamantan y se ven expuestas a esas miradas y comentarios. “Descubrimos que el 65% de las mujeres que dan el pecho en la calle se sienten incómodas, que no hay una ley que prohíba la lactancia materna en público pero tampoco hay una ley que la defienda, que los locales se reservan el derecho de admisión y pueden echar (y echan) a las madres que se sacan la teta para dar de comer. O, en el mejor de los casos, las invitan a hacerlo en el baño. Como si dar la teta fuera algo escatológico”, reflexiona María Rufilanchas, fundadora del espacio de Coworking Teta&Teta.

De esa reflexión surgió una pregunta entre las integrantes de este coworking pro teta, pro mujeres y pro lactancia: “¿Y si invitamos a las madres lactantes que estén pasando por nuestra calle a dar el pecho a sus bebés aquí cuando en la calle haga mucho frío o mucho calor, o simplemente a salvo de los prejuicios o el pudor, o la contaminación, o el ruido?”. Y de esa pregunta el diseño de una pegatina que pusieron en el portal y colgaron en Instagram. Y de la pegatina, un movimiento. “Posteamos nuestras intenciones y enseguida empezamos a recibir muchos mensajes y mails de gente que quería sumarse. La idea se hizo grande sola, o mejor dicho, la hicieron grande las personas o locales que se sumaron. Del portal pasamos al barrio, del barrio a la ciudad, y de la ciudad al mundo, y de ahí a crear un mapa online para poder localizar los locales”, explica María. Nacía Breastfeeding Welcome.

Hay pegatinas del movimiento en locales de muchas ciudades españolas, en Portugal, en Alemania, en Estados Unidos, en Argentina… ¡Hasta en Nueva Zelanda! En total 102 locales adheridos a una iniciativa que tomó forma justo después del verano (“Se nos fue tanto de las manos que lo repensamos todo”) y cuyo crecimiento no tiene visos de detenerse. El siguiente paso lógico sería una app “para facilitarle a las madres la localización de los lugares en los que amamantar es bienvenido”, algo que aún hoy parece lejano, ya que hablamos de un proyecto autofinanciado que tiene como objetivo último “que haya tantas pegatinas que algún día haya que quitarlas”. Normalizar la lactancia materna, al fin y al cabo, naturalizar el gesto de una madre sacándose el pecho para alimentar a su hijo.

“Descubrimos que el 65% de las mujeres que dan el pecho en la calle se sienten incómodas, que no hay una ley que prohíba la lactancia materna en público pero tampoco hay una ley que la defienda»

Normalizar lo normal

“Todavía hay gente, mucha gente, que ve obscenidad o erotismo en la imagen de una madre dando de mamar. Si te fijas, están las madres a las que les importa más bien poco o nada sacarse la teta, bravo por ellas, y las madres que no lo hacen tan a gusto: son las que se tapan y tapan al bebé con una muselina, convirtiendo al niño en fantasma y teniendo que ocultar(se), ¿De qué se esconden? De los ojos de los que tienen prejuicios, de las miradas lascivas y de las miradas indignadas, de las mentes rígidas y podridas. Con lo bonito que es ver a una madre dando el pecho, por favor”, argumenta la cofundadora de Breastfeeding Welcome.

Para Alba Padró, autora de ‘Somos la leche’ y una de las mayores expertas españolas en lactancia materna, “todas las iniciativas que favorecen de alguna manera la lactancia materna son bienvenidas”. Una opinión que comparten desde la Asociación para la normalización de la lactancia materna Mammalia, desde donde consideran que este tipo de proyectos pueden ayudar a visibilizar la lactancia materna mucho más que las ‘salas de lactancia’, “que lo que hacen es arrinconarla”; y constituyen una reivindicación “dentro de la cultura del biberón en la que vivimos, que hace muy difícil vivir mamando y amamantando”.

¿Pero son necesarias este tipo de iniciativas? ¿Aún es necesario normalizar lo normal? En Mammalia afirman que un proyecto como este no debería ser necesario (“como tampoco lo es una iniciativa para apoyar el andar a pie o el respirar”), pero que su surgimiento y expansión es el reflejo de “una sociedad hostil hacia la lactancia materna”. “En un mundo ideal no serían necesarias este tipo de iniciativas; una madre podría dar el pecho en el lugar y el espacio que le diera la gana, pero lamentablemente no es así”, añade por su parte Alba Padró. Para la cofundadora de Lactapp, sigue quedando mucho para que la lactancia materna no sea vista “como una acción desagradable u ofensiva”. De momento, sin embargo, según Padró, este tipo de iniciativas muestran a las madres que están empezando “que hay gente que está a su lado y que amamantar es algo que no está mal”.

El proyecto Breastfeeding Welcome no ha escapado de las críticas de quienes ven en ella una acción que no ayuda a la lactancia materna, sino todo lo contrario. Para María Rufilanchas las críticas “ayudan a mirar el proyecto desde todos los puntos de vista y a buscarle fallos”, pero en su opinión los hechos corroboran la necesidad de sacar este tema a la luz, de generar debate, de visibilizar la lactancia materna. “Es bueno hablar de lo que sólo se habla en salas de lactancias o en reuniones de madres, es maravilloso ver cómo se suma (y se posiciona) mucha gente a favor de un gesto tan natural, anima mucho pensar que no todo el mundo tiene los ojos sucios y que con el tiempo, la imagen de una madre dando el pecho será una imagen tierna más. Como la de dos ancianos paseando de la mano o un perro mirándote mientras hace caca”, argumenta.

Una imagen tierna más que supondría la normalización definitiva de un acto que, como afirman las portavoces de Mammalia, forma parte “de nuestra esencia más profunda como mamíferos”.

Autor entrada: Adrián Cordellat

1 thought on “Breastfeeding Welcome: una guía de lugares amigos de la lactancia materna

    Cachito&Mami

    (22 diciembre, 2017 -11:04 am)

    Bravo por eso esta entrada, bravo por la fantástica iniciativa y bravo por todas las madres lactantes (donde me incluyo), comparto totalmente las reflexiones expuestas y es lamentable como en pleno siglo XXI podemos estar así, es realmente vergonzoso. Vergonzoso que haya (tanta) gente que tiene esa mirada sucia y mente demente, la vergüenza son ellos y no las mujeres que alimentamos a nuestros hijos cuando nos lo piden. A ver si empiezan a darse cuenta de que ellos son los retrógrados y los que están fuera de lugar, y no las madres que nos «sacamos la teta» para amamantar a nuestros pequeños, y no para enseñársela a nadie. En qué mundo vivimos, así nos vamos con una sociedad con tantas carencias, mentales, sociales y naturales.

    Mi amorcito y mami siempre defenderemos y apoyaremos la lactancia, porque es lo natural, tan natural como la vida misma, es esencial. Que viva la lactancia y que viva la teta!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Madresfera SLU + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web www.madresfera.com + info

Array