“El acoso escolar no es un problema de la familia que lo sufre, es un problema de toda la sociedad”

El hijo de Valle Pérez, que ahora cuenta cuatro años, sufrió acoso escolar en su primer año en el colegio. De repente pasó de ser un niño inquieto y risueño a salir de clase irascible y sentarse en el sofá con la tristeza reflejada en el rostro. Encontrada la causa, entre su profesora y sus padres cocieron una “receta mágica” para recuperar su autoestima y su sonrisa. Esta historia personal se ha convertido ahora en un libro, ‘Hugo y la receta mágica’, escrito por la propia Valle e ilustrado por Mireia Barberà, con el que su autora quiere “ayudar a otros niños y familias que estén sufriendo acoso escolar o puedan sufrirlo en el futuro”. Para lograrlo, para ver su libro hecho realidad, acaba de lanzar una campaña en Verkami. ¿Le ayudamos?

’Hugo y la receta mágica’ aborda el drama del acoso escolar, pero lo lleva a una edad que habitualmente no asociamos con él, los 4 años. ¿El acoso escolar no entiende de edades?

Es cierto que siempre que hablamos de acoso escolar tenemos en mente a niños más mayores, incluso lo más normal es pensar en adolescentes, me incluyo también, yo pensaba así, hasta que nos tocó vivir esta experiencia tan desagradable. El acoso no entiende de edades y creo que nunca es pronto para enseñar a los niños los valores más importantes. De esa forma evitaremos que en el futuro se den este tipo de situaciones.

Te lo preguntaba porque los adultos nos echamos las manos a la cabeza cada vez que salta a la luz un caso de acoso escolar, pero luego basta ver el timeline de cualquiera de nuestras cuentas de Twitter para ver que reproducimos en muchos casos las mismas actitudes. ¿Qué influencia consideras que tienen nuestros comportamientos en los que luego llevan a cabo nuestros hijos?

Somos el ejemplo más importante en las vidas de nuestros hijos, la mayoría de las veces hacen como que no nos escuchan, pero nos observan siempre, no tenemos que olvidarlo. Si los hijos no ven respeto en nosotros, no van a aprender a respetar nunca, pero si por el contrario ven que aceptamos diversas opiniones de otras personas de una forma asertiva y sin necesidad de llegar a la agresividad de ningún tipo, esto se lo estaremos transmitiendo también a ellos. Educar es muy difícil, o por lo menos a mí así me lo parece. Es muy importante tener claro qué valores queremos transmitirles y, sobre todo, actuar en consecuencia con estos valores.

En tu caso, el libro surge de una experiencia personal, concretamente de un caso de acoso escolar al que se vio sometido vuestro hijo de 3 años. ¿Cómo os disteis cuenta de lo que estaba pasando?

Hugo tiene ahora mismo 4 años, pero todo comenzó el año pasado en su primer curso de colegio. Al principio se le veía muy feliz, se levantaba contento y no vimos ningún problema. Pero al cabo de unos meses empezó a salir mal del colegio, estaba muy irascible, llegaba a casa y se sentaba en el sofá con cara triste, no tenía ganas de jugar como lo hacía antes, se le veía muy apagado. Le preguntábamos si todo iba bien y nos decía que sí, pero yo tenía claro que algo le pasaba porque él no era así. Poco a poco, hablando con él sin agobiarle, porque se agobiaba mucho cuando le preguntábamos qué le ocurría, nos fue dando detalles de lo que pasaba. Tampoco muchos, porque imagínate el vocabulario que tenía con 3 años. La cosa se complicó al ser tan pequeño y no poder hablar claramente con él.

“El acoso no entiende de edades y creo que nunca es pronto para enseñar a los niños los valores más importantes”

¿Y cómo reaccionasteis a una situación así? Lo digo porque como padre me pongo en vuestro lugar y no debe ser nada fácil…

Al ver a Hugo así decidimos ir a hablar con su tutora. Al fin y al cabo ella era la que pasaba el tiempo con él en el horario escolar. Tras comentarle lo que ocurría nos brindó toda su ayuda y su apoyo. Después de unos días ya nos confirmó lo que nos imaginábamos, que un compañero de clase lo estaba tratando mal. Si te soy sincera lo primero que hice fue enfadarme muchísimo. Estamos hablando de niños de 3 años ¿cómo era posible? Me enfadaba enormemente que le hicieran daño a mi hijo, así porque sí. Tras hablarlo con su tutora y ya saber en firme lo que ocurría, ella trabajó este tema en clase y nosotros los hicimos en casa con Hugo, desde su autoestima hasta cómo tenía que defenderse. Siempre hemos creído que la defensa inteligente vale mucho más que la defensa física. Este tiempo ha sido un trabajo duro, para toda la familia. Hugo lo pasó muy mal, pero nosotros como padres teníamos la responsabilidad de ayudarlo y a veces eso se nos hacía un mundo. Poco a poco Hugo fue creciendo y fue entendiendo lo que le explicábamos, le mostrábamos lo que era una relación normal de amigos para que él se diera cuenta de que lo que le hacía “su amigo” no era una relación normal y que esas cosas no se podían permitir.

Cuentas que ha sido un trabajo muy duro con el peque para conseguir que se despegara de ese compañero y recuperase la fortaleza anímica y emocional. ¿Qué ha sido lo más difícil?

Lo más duro ha sido hacerle entender que lo que le hacía el otro niño estaba mal, que eso que hacía y que le decía no era lo correcto y que no tenía que ser tratado así. Ahora con el tiempo me doy cuenta de que con 3 años no se tiene la madurez suficiente para entender ciertas cosas, eran sus primeras relaciones sociales y no entendía qué era lo correcto y qué no, aunque en el fondo él sabía que eso no le gustaba porque de hecho lo estaba pasando mal. Trabajar este tipo de situaciones con niños tan pequeños es una tarea ardua, se necesita mucha paciencia, mucho tiempo y, sobre todo lo más importante, mucho amor, incondicional, para que se sientan seguros, queridos y protegidos.

¿Y de la escuela, del entorno, de los propios padres del otro compañero, habéis recibido ayuda y comprensión?

Del colegio hemos tenido apoyo a un 200%. Su tutora ha estado muy comprometida con esto y nos ha ayudado mucho. De los padres del otro compañero sí recibimos apoyo y ayuda, sobre todo al principio, aunque al final desaparecieron. Entiendo que ellos también han tenido que trabajar con su hijo y me consta que lo han hecho, pero no sé si han utilizado las herramientas correctas.

De esta experiencia, como comentábamos, surge el libro ‘Hugo y la receta mágica’. ¿Por qué decidiste llevar esta historia tan personal a las páginas de un libro?

Es un cuento personal, pero no deja de ser un cuento con su fantasía. No he querido plasmar en el cuento situaciones exactas, ni nombres de nadie, porque la idea no es centrarnos en el problema, sino en la solución que podemos darles a nuestros hijos. Una vez que Hugo empezó a estar bien y todo volvió más o menos a la normalidad me di cuenta de que cuentos que traten este tema para niños tan pequeños no había, porque yo como madre los había buscado. Había para edades algo más avanzadas, así que pensé que este libro podría ayudar a otras familias que están pasando por lo mismo, o incluso a familias que no tienen este problema pero que quieren inculcarles a sus hijos unos valores contra el acoso escolar.

“Trabajar el acoso con niños muy pequeños es una tarea ardua, se necesita mucha paciencia, mucho tiempo y, sobre todo y lo más importante, mucho amor”

Y, por cierto, ¿Existe una receta mágica para afrontar estos casos o cada uno es diferente y requiere de su propia receta?

Nosotros creamos una que creo que es la base de cualquier receta. Cada uno puede tener su propia receta pero siempre con una base, que es la que nosotros hemos querido explicar en el cuento: el amor, el respeto, la paciencia, el conocimiento real del problema, todas estas cosas son básicas en cualquier receta. Sobre todo el amor, que los niños se sientan queridos y apoyados. Cada caso es diferente, igual que cada niño. Los padres mejor que nadie sabrán que tipo de “receta” pueden ir creando con sus hijos para que el problema llegue a solucionarse.

El libro va acompañado por una guía para padres que has escrito tú misma. Normalmente estas guías están escritas o revisadas por psicólogas, para separar un poco la experiencia personal del libro de los consejos profesionales que tiene que aportar una guía. ¿Es el caso de ‘Hugo y la receta mágica’ o de qué clase de guía se trata?

Tienes razón, prácticamente todas las guías para padres están escritas por psicólogos para ayudar al niño y a la familia desde un punto de vista de un profesional. Yo no soy psicóloga, pero soy una madre con experiencia, y la guía la baso en eso, en la experiencia, en lo que nos ha servido con Hugo: técnicas de relajación o pequeños teatrillos que a nosotros nos funcionaron y que comparto con la intención de que puedan inspirar a otros padres.

Has lanzado un Verkami para conseguir financiación y hacer del libro una realidad. ¿Por qué animas a la gente a invertir en él?

Siempre digo que el tema del acoso escolar no es un problema de la familia que lo sufre, es un problema de toda la sociedad, debemos estar concienciados del tipo de educación y valores que les ofrecemos a nuestros hijos. El cuento lo he escrito yo y las ilustraciones las ha hecho Mireia Barberà, pero también es cierto que siento que el cuento debe formar parte también de más personas, de personas que creen en él, de personas que lo están pasando mal por este motivo o que ya lo han superado, personas comprometidas con poder exterminar esta “plaga” como es el acoso escolar. Quiero que sea un cuento que ayude a la sociedad, que ayude a otros niños.

Y para terminar, ¿crees que se hará tu sueño de ver publicado el libro realidad? ¿Eres optimista?

No solo lo creo, lo veo. ¿Sabes esa sensación rara que tienes a veces de saber que algo va a pasar? Pues eso mismo siento yo desde que un día se me ocurrió escribir un cuento para ayudar a otros niños y familias que estén sufriendo acoso escolar o puedan sufrirlo en el futuro. Soy súper optimista, porque si no sale el plan A, nos quedan 26 letras más del abecedario para hacer más planes.

Autor entrada: Adrián Cordellat

1 thought on ““El acoso escolar no es un problema de la familia que lo sufre, es un problema de toda la sociedad”

    Antonia Bravo

    (18 mayo, 2017 -7:11 am)

    Me parece muy buena idea y ojalá tengas suerte y te puedan publicar el libro y ayude a concienciar sobre el tema y de herramientas a las familias que lo sufren porque parece que es una vergüenza que acosen a tu hijo y no lo cuentan o algo así… Y claro está admitir que tu hijo es quien lo hace todavía cuesta más…

    Es un tema que me toca y me afecta en lo personal porque lo sufrí en la etapa del colegio sin contarlo durante varios años y aún cambiándome de centro y siendo un poco más mayor (en el instituto) lo volví a sufrir esta vez contándolo… Insultos, vacío de los compañeros…
    Suerte que has tenido apoyo del centro: En mi caso en el colegio (hablamos de hace más de 15 años) se veía normal que hubiese niños que se llevasen mejor y peor y que los “grupitos de amigos” se cayesen mal (ja!) En el caso del instituto, donde hubo amenazas por medio e incluso creación de perfiles falsos en internet (ya estábamos con el manejo de Messenger entonces) pues lo puse en conocimiento de mis profesores y me mandaron a despacho de dirección y me dijeron que “Bueno, te han amenazado pero PORQUE TÚ NO HAS DICHO COSAS BUENAS EN RESPUESTA TAMPOCO” … Es decir, que una persona amenazada no puede responder entonces ¿tienes que asumir que eres tú el que lo hace mal y tus compañeros tienen todo el derecho de hacerte lo que quieran? Llegué a tener que ausentarme de clase varios días por ataques de ansiedad y aún recuerdo las palabras de un profesor “Que lo que tienes es el cambio de tiempo, que les pasa a muchas personas”

    En fin, que ahora que soy madre me preocupa más el tema y si me da miedo que mi hija lo sufra, más miedo me da que sea la “ejecutora”
    Educar, educar y educar y nos queda muuuuuuucho por delante desgraciadamente respecto a este tema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Madresfera SLU + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web www.madresfera.com + info