Las finanzas personales y tu vida por Educación para la libertad

¿Sabes cómo afecta tu estilo de vida a tus finanzas?
Aunque no seas consciente de ello, tu estilo de vida influye enormemente en tu situación financiera actual. Para ilustrar lo que quiero decir voy a hablarte de tres parejas con estilos de vida diferentes. Quizá te identifiques con alguna de ellas o conozcas a alguien parecido.
 
Pablo y Sara: los deudores
Pablo y Sara no se cansan de repetir:  «Hay que disfrutar del presente. Mañana, Dios dirá.» A base de préstamos se han construido una vida de posesiones y disfrutes que es la envidia de sus amigos. Ni a Sara ni a Pablo se les ocurriría jamás pagar algo en efectivo. Cambian de coche cada tres años, visten siempre a la moda, viven en una casa estupenda… pero todo se lo deben a los bancos. La casa la compraron con un crédito por el cien por cien, el coche lo están pagando a plazos, y el crucero por el Caribe lo pagaron con la tarjeta de crédito. Los dos ganan unos sueldos generosos, pero sus gastos superan con creces sus ingresos mensuales.
Si no cambian drásticamente su estilo de vida, a Pablo y a Sara el futuro se les puede complicar muchísimo. Lejos de usar sus altos ingresos para aumentar su patrimonio, lo que acumulan es una montaña de deudas. Bastará que uno de los dos pierda el empleo, sufra un accidente o caiga gravemente enfermo para que se les termine la fiesta y les embarguen la casa y algunas de sus posesiones. Sus amigos se compadecerán porque «parecía que todo les iba muy bien», pero Pablo y Sara lo achacarán a la mala suerte sin pararse a pensar que pagaban sus lujos a costa de hipotecar su futuro.
 
Óscar y Lidia: los consumidores
Óscar y Lidia se gastan todo lo que ganan en un sinfín de caprichos: el televisor de plasma, los ordenadores portátiles, los teléfonos móviles de última generación… Y si un mes sus ingresos combinados no alcanzan para todo, compran a plazos sin pararse a pensar que todo lo que compran así les sale mucho más caro y que seguirán pagando sus caprichos mucho después de haberlos disfrutado. Nada de eso importa. Al fin y al cabo, trabajan para gastarse lo que ganan. Óscar y Lidia saben que existen los fondos de inversión, los planes de pensiones y los depósitos a plazo. El problema es que todos los meses encuentran cosas nuevas que comprar: una cámara digital, un fin de semana en Londres, o un robot de cocina.
Su estilo de vida es sólo un poco mejor que el de Pablo y Sara, pero igualmente la pérdida del empleo, un accidente o una enfermedad podrían resultarles desastrosos. Sin un fondo de emergencia ni un plan de ahorro e inversión a largo plazo podrán mantener su estilo de vida hasta que se jubilen. A partir de entonces no les quedará más remedio que apretarse el cinturón y aprender a vivir con la pensión que el gobierno tenga a bien pagarles.
 
Alberto y Beatriz: los ahorradores
Alberto y Beatriz saben que vivir para gastar no conduce a ninguna parte y que quien tiene deudas se vuelve esclavo del banco. Su objetivo es hacerse ricos poco a poco. Mientras que los demás sólo se preocupan por ganar sueldos altos, ellos prefieren concentrarse en aumentar su patrimonio. Alberto y Beatriz no ganan más que las otras dos parejas. De hecho, ganan incluso menos. Pero a lo largo de toda su vida tendrán seguramente mucho más dinero y podrán dejar de trabajar mucho antes para disfrutarlo. ¿Cuál es la diferencia? Lo primero que hacen Alberto y Beatriz cuando ingresan algún dinero es construir su futura libertad financiera ahorrando un parte de sus salarios para invertirlos en activos de alta rentabilidad. Tienen algunas deudas, por supuesto: una hipoteca de pocos años que pagan con una letra mensual muy asequible, y un pequeño crédito que pidieron para comprar un coche de segunda mano en muy buen estado que piensan mantener muchos años. Todo lo demás lo han pagado siempre al contado. Alberto y Beatriz no son tacaños. Visten bien, viven en una casa bonita, salen a cenar, y se van de vacaciones con el dinero que les queda después de apartar lo que destinan cada mes a construir su libertad financiera.
 
Alberto y Beatriz entienden algo que Pablo, Sara, Óscar y Lidia aún no comprenden: si te comprometes a seguir un plan para hacerte rico poco a poco, muy pronto verás que siempre tendrás más dinero del que necesitas y que algún día llegarás a tener más del que quieres.
Para entender mejor el mundo en que nos movemos y ser más libres necesitamos información y saber bien qué consumimos o no. Por eso, no te pierdas a Luis Alberto, el autor del blog Educación para la libertad, en nuestro primer encuentro de la Academia Madresfera, el próximo 11 de febrero en Campus Madrid de Google donde hablaremos de finanzas personales, ahorro y economía doméstica, eso que tanta falta nos hace a todos, tanto para iniciar un proyecto profesional como para organizar nuestra propia casa.
¡Tenemos lista de espera pero si quieres venir apúntate a nuestra lista de espera!

Autor entrada: Mónica

-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Madresfera SLU + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web www.madresfera.com + info

Array