El coordinador parental: un recurso fundamental en las situaciones más conflictivas

 

Los expertos en mediación insisten en la importancia que tiene la figura del coordinador parental en la resolución de conflictos familiares, no solo para reducir el impacto en los niños, sino también porque este recurso sirve para descongestionar los juzgados de situaciones rutinarias que podrían resolverse de manera mucho más sencilla. Madrid acaba de incorporar su figura en un proyecto piloto, sumándose a los ya iniciados en otras comunidades.

 

Sobre los efectos que provocan las separaciones y los divorcios en los hijos cuando existe una elevada confrontación entre sus padres, encontramos desde los años ochenta del pasado siglo una amplia literatura científica. Fruto de ese conocimiento, nacía en los noventa en Estados Unidos la figura del coordinador parental, un profesional de la salud mental o del ámbito jurídico que asesora y guía a las familias en las situaciones más conflictivas con el objetivo de atenuar el impacto negativo de estas crisis en las vidas de los niños y adolescentes.

En España hemos tenido que esperar hasta 2015 para que este especialista comenzara a colarse, aunque de manera tímida, en este tipo de procesos. Lo hacía por iniciativa privada de una o de ambas partes o a través de una solicitud formal al juez para que éste gestionara un mediador especializado. Ahora, las instituciones comienzan a apostar por la figura del coordinador parental. Como en Madrid, donde se acaba de inaugurar el Centro de Intervención Parental (CIP), cuya novedad más destacada es precisamente la inclusión de dos coordinadores de parentalidad para ayudar a las familias que sufren una crisis de pareja o se encuentran inmersas en procesos judiciales o administrativos. Se une así a otras provincias que ya cuentan con este recurso como son Cataluña, Aragón o Baleares.

El coordinador parental es un profesional de la salud mental o del ámbito jurídico que asesora y guía a las familias en las situaciones más conflictivas con el objetivo de atenuar el impacto negativo de estas crisis en las vidas de los niños y adolescentes.

 

La función del coordinador de parentalidad

Desde hace tiempo los expertos en mediación insisten en la importancia que tiene la figura del coordinador parental en la resolución de conflictos familiares, no sólo porque sirven de “guía” y pueden arrojar algo de luz cuando tal vez no se encuentra una salida, sino también porque este recurso sirve para descongestionar los juzgados de situaciones rutinarias que podrían resolverse de manera mucho más sencilla. Más sencilla, y con un menor impacto en los hijos.

Según explica a Madresfera Ana Buñuel, directora general de Familia e Infancia del Ayuntamiento de Madrid, si bien los puntos de encuentro familiar ofrecen un espacio seguro para las visitas a los menores, centros como el recién inaugurado CIP, ofrece más ventajas: “además de ese espacio como punto de encuentro familiar, brinda un servicio novedoso de coordinación parental así como atención psicosocial individualizada y la intervención grupal para el fomento de la parentalidad positiva”. Y es que el centro, inaugurado el pasado mes de octubre, no sólo es pionero en la comunidad de Madrid apostando por la figura del coordinador de parentalidad, sino que ha logrado acabar con las listas de espera en los puntos de encuentro familiar que en el pasado mes de agosto era de 70 familias. Además, este recurso permite abordar de una manera más integral la situación de los niños que sufren un alto nivel de conflicto familiar.

“El coordinador parental lo que busca es la coordinación entre ambas partes cuando existen conflictos y dificultades de comunicación para llegar a acuerdos en lo más importante que no es otra cosa que el interés superior del niño o la niña, de sus hijos. En realidad actúa como un auxiliar de los jueces para que se cumpla lo incluido en las sentencias, elaborar pautas de actuación específicas o en su caso tomar alguna decisión siempre dentro del marco de la sentencia”, explica Ana Buñuel.

El coordinador parental sirve de «guía» pero también es importante para descongestionar los juzgados de situaciones rutinarias que podrían resolverse de manera mucho más sencilla.

 

Un espacio seguro con diversos recursos para las familias

En el caso del Centro de Intervención Parental madrileño, el acceso de las familias, independientemente del distrito al que pertenezcan, se realiza a través de la derivación de los órganos judiciales y administrativos al Ayuntamiento de Madrid. Asegura Buñuel que son ya varias las familias que desde su puesta en marcha hacen uso de este proyecto piloto para implantar la figura del coordinador de parentalidad, incorporándose a la apuesta que ya hacen desde comunidades autónomas y que se espera comience a implantarse en el resto de la geografía española.

Desde el Ayuntamiento de Madrid insisten en que el centro, abierto de martes a domingo, ofrece un espacio físico “idóneo, neutral y seguro” para llevar a cabo los cuatro servicios que se oferta a las familias: coordinación parental, punto de encuentro familiar, orientación psicosocial especializado en situaciones de ruptura e intervención grupal para la prevención en familias en situaciones de ruptura. Y cuenta con un equipo de diez profesionales pertenecientes a diversos ámbitos: psicólogos, trabajadores sociales, coordinadores parentales, abogados y mediadores.

El proceso de coordinación de la parentalidad, como explicaba Marisol Ramoneda, psicóloga y coordinadora de parentalidad, en el número 11 de Madresfera Magazine, puede extenderse en el tiempo una media de un año y un año y medio, y su éxito dependerá en gran medida, “de la motivación de los padres para seguir las directrices marcadas”. Para acortar el proceso y minimizar los efectos en el bienestar de los hijos, Marisol Ramoneda recomendaba comunicar la situación a los hijos “lo antes posible”, estando presentes ambos progenitores y adaptando la comunicación a la edad de los niños. Después, intentar llegar a acuerdos entre los padres o a través de mediadores o de coordinadores de la parentalidad, “utilizando solo en último lugar la vía judicial”. Y siempre, velando, como decía Ana Buñuel, por un interés superior que no debe ser otro que los hijos.

Comunicar la situación a los hijos lo antes posible e intentar llegar a acuerdos entre los padres o a través de mediadores o de coordinadores de la parentalidad reduce los efectos en el bienestar de los niños.

 

 

 

Autor entrada: Diana Oliver

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Madresfera SLU + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web www.madresfera.com + info

Array