Rincón en rosa: 10 Tips que te ayudarán en el primer proceso del cáncer de mama

Afrontar un diagnóstico de cáncer no es nada fácil, pero hacerlo sola es mucho peor. El proceso previo que nos lleva de prueba en prueba es bastante desagradable, a veces será un resultado de algo que ya nos imaginamos, y otras veces no tendrás ni idea de lo que te vendrá encima.

Así que lo mejor que puedo hacer hoy, es darte algunos consejillos que seguramente puedan venirte muy bien para ese principal momento.

 

  1. Sería recomendable que en todas las pruebas fueras acompañada de alguien, en este tipo de pruebas , como la mamografía por ejemplo, la mente te suele jugar malas pasadas, las esperas suelen ser largas, así que si vas acompañada casi ni te darás cuenta de que llevas mucho rato esperando, y por consiguiente, evitarás ponerte más nerviosa.

 

  1. Procura no pensar en lo que pueda ser, sino en lo que NO va a ser. Ya sé que es difícil decirlo, pero si lo lograras, te ayudaría mucho. Tampoco es lo mismo cuando vas por un control rutinario, que cuando vas porque hay algo sospechoso, así que si es por rutina, te garantizo que lo mejor es ni pensar y si vas por algo ya sospechoso, intenta no cavilar demasiado, espera a que te digan los doctores lo que pueda ser, hay muchas probabilidades de que no sea nada grave, como por ejemplo, un quiste o algo benigno, no siempre ha de ser sinónimo de cáncer, tranquila.

 

  1. A veces las mamografías no son prueba suficiente para diagnosticar un tumor maligno, (por mucho que nos quieran vender) si tienes las mamas muy densas exige que te complementen con una ecografía de mama, normalmente ya suelen hacerlo si es el caso, pero no está de más que lo pidas. Lo he dicho en alguna ocasión, pero en mi caso la mamografía no sirvió para diagnosticar, no solo eso, sino que en un principio me dijeron que todo estaba “normal”, por suerte el médico volvió a revisar mi historial y vio que no cuadraba lo hallado con lo evidente, así que días más tarde me llamaron para hacerme una eco.

 

  1. Cuando todo eso no es suficiente, te harán una biopsia, esta última será la que determine exactamente lo que tienes, la que te dice con mucha precisión, si es malo o es benigno.

Estate tranquila, la biopsia de mama, no es apenas dolorosa, en algunos casos no sentirás nada, en otros un poquito más. Aunque antes de hacértela te dan una cremita anestesiante para que te la esparzas en esa zona a biopsiar. Después tendrás alguna molestia o dolor leves en la zona punzada, pero al cabo de poquitos días ya no sentirás nada. Procura no golpearte la zona y tampoco hacer esfuerzos las primeras horas.

 

  1. Si resulta que ya te han dado el diagnóstico de que es cáncer de mama, no te quedes nada dentro, mi recomendación es que preguntes todo lo que te surja en ese momento pero después vas a tener mucho tiempo de seguir preguntando, casi sería mejor ir poco a poco, porque en un primer impacto te lo cuentan todo del tirón y casi no te enteras ni de la mitad, por eso es recomendable ir acompañada, lo que tu no captes, lo captará tu acompañante. Aún así, estate tranquila porque los oncólogos en un momento así te repiten las cosas las veces que haga falta, ellos están acostumbrados a dar estas noticias.

 

 

  1. Una de las cosas que más nos preocupan en ese momento es si nos van a dar quimioterapia, radioterapia, o únicamente cirugía. Cuando te hablen de quimioterapia, te dirán si se te caerá o no el pelo, no todas tienen ese efecto, ni todas tienen los mismos efectos, hay varios tipos de quimioterapia.

No habrás terminado de pruebas, así que no te asustes, el protocolo, una vez diagnosticada , son un montón de pruebas más. La mayoría son para saber en que estado te encuentras para aguantar una quimioterapia, una de las pruebas es de corazón en reposo, esta es una prueba larga, pero puedes dormir ya que te dejan en una sala sola, sin luz, sin música, sin nada, solo que te relajes mientras los electrodos cumplen su función.

Miran tu hígado, tus riñones, y se aseguran que no haya metástasis en alguna otra parte de tu cuerpo.

Tranquila, todo es protocolo.

 

  1. Los resultados de tu corazón, sobretodo, son los que determinarán el tipo de quimioterapia que mejor podrás soportar. Aunque es bastante relativo, he visto casos de compañeras que les han quitado la quimio antes de tiempo porque no podían soportarla bien o porque su corazón estaba en riesgo, por eso son tan importantes los controles que nos hacen entre quimio y quimio, es lo que determina tu estado y si es mejor continuar o no.

También dependerá del tipo de tumor que tengas, cuanto más agresivo sea, menos tolerantes serán, por lo que siempre intentarán que termines con todos los ciclos de quimioterapia. Hay casos que no son discutibles, por neurotóxica que estés. Como mucho descansas unos días extra y vuelven a la carga pero no te la retiran si no es x causa mayor, llámese problemas de corazón, incapacidad de hablar y coordinar, pérdidas de conocimiento, problemas de hígado, necesidad de transfusiones de sangre etc…aquí también contemplan la evolución del tratamiento, si hasta el momento está siendo eficaz, será más fácil que puedan retirarte alguna sesión de quimio, por el contrario, si no está funcionando del todo, más difícil será convencerlos de que te la retiren.

 

  1. Pídeles desde el principio una dieta especial que puedas seguir, normalmente te hacen una lista de alimentos que son muy recomendables y otros que no tanto, pero lo mejor para nosotras es que nos den una dieta desde el principio, que nos suba las defensas y que al mismo tiempo nos mantenga en forma todo lo posible, piensa que lo más probable es que ganes peso durante los tratamientos, por raro que te parezca. En la mayoría de los casos junto la quimio introducen cortisona, así que esta es la principal causa, la otra causa es que no te moverás tanto porque estarás más cansada, así que te verás obligada a descansar. Tu dieta es un punto muy importante.

 

  1. Te recomiendo que desde el principio hagas algún tipo de ejercicio, si corres, sigue haciéndolo, hasta que veas que ya no puedes seguir el ritmo, si bailas, lo mismo, lo ideal sería que pudieras hacer un ejercicio más relajado, como el yoga, por ejemplo, que trabaja tanto el cuerpo como la mente.

 

  1. Mantén tu mente ocupada o muy ocupada, es lo mejor para todo, evitará que estés pensando siempre en lo mismo o en lo peor. Si es necesario apúntate a algún curso de algo que puedas hacer sin tener que esforzarte extremadamente, o si lo prefieres, sigue trabajando hasta que no puedas más. Aunque no es lo más común, hay mujeres que han sido capaces de seguir trabajando después de varias sesiones de quimioterapia, aunque no es lo normal, como decía antes, mucho dependerá también del tipo de quimioterapia administrada.

Yo te recomiendo que te tomes tu tiempo para cuidarte, tiempo para ti.

 

Cómo ves, hay muchas cositas que van surgiendo sobre la marcha, pero si por lo menos esto puede ayudarte un poquito al principio, pues me doy por satisfecha.

Puedes leer a Paris en su blog Diario de una maternidad y un lazo rosa 

Compartir es vivir

Autor entrada: Mónica

-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *