Los retos de ser madres solas por elección

 

Casi dos millones de hogares en nuestro país está formados por familias monoparentales, de las que algo más del 80% tienen a una mujer como referente. A los retos de la conciliación laboral y familiar se unen mayores dificultades organizativas, económicas y, en algunos casos, incluso sociales. Tejer redes de apoyo, una mayor concienciación acerca de la diversidad familiar y la aprobación de una ley de familias monoparentales pueden hacerles más fácil el camino.

 

Por Diana Oliver

 

Según datos del último Informe Monomarentalidad y Empleo de la Fundación Adecco, publicado en octubre de 2017, los hogares monoparentales son los que más han crecido en los últimos años llegando casi a los dos millones, lo que supone un 11% del total. De ellos, algo más del 80% están formados por una madre con uno o con varios hijos.

Hogares como el de Ana Mellinas, educadora infantil y de personas con discapacidad intelectual, madre de dos niños y autora del blog Con uno y medio, quien reconoce que siempre tuvo el instinto maternal muy “a flor de piel”, tanto que fue lo que la condujo a estudiar Educación infantil y a tomar la decisión de que si al llegar a los 30 no tenía pareja, sería madre igualmente. Aquel deseo se hizo realidad a los 33 con su primer hijo. “Esto no es como ir a comprar algo que con un tique lo puedes devolver, es una de las decisiones más importantes y determinantes de tu vida, y sabes que conlleva cambios y mucha responsabilidad”, cuenta.

Ana tenía claro también que quería que su hijo tuviera hermanos, y tres años después llegaba la hermana: “Vengo de familias grandes, para mí mis hermanos han sido y son compañeros de viaje. Hoy en día viendo el tipo de relación y conexión que tienen, me siento feliz de haber tomado la decisión, sin negar lo duro y trabajoso que es por supuesto, la maternidad no es un camino de rosas, pero merece la pena”.

 

 

La conciliación y su ausencia, dos de las principales preocupaciones

El principal reto de las familias monomarentales es el de conciliar la vida profesional con la familiar y escolar, así como el tiempo ocio. Así lo cree Carolina de Dobrzynski Kearney, miembro de la Junta Directiva de la Asociación Madres Solteras por Elección (MSPE), quien opina que la dificultad se duplica cuando en lugar de cuatro manos, son dos las que sostienen el hogar. “Festivos, vacaciones, citas a médicos, tutorías en el colegio, sostener la casa en todos los sentidos desde una reunión de la comunidad que te toca ir con la peque a la hora de la cena, llevarla a pasar el ITV del coche, o una cita medica nuestra. Siempre van con nosotras, porque pedir ayuda externa es dinero o bien ir pidiendo favores tenemos que ir espaciando para no saturar a la red, en el caso que la tengamos”, explica.

La dificultad se duplica cuando en lugar de cuatro manos, son dos las que sostienen el hogar.

Para Ana, criar sola y con una discapacidad no es fácil, pero se considera “una más”: “Voy criando, voy haciendo, y voy aprendiendo y equivocándome sobre la marcha, como todas”. Reconoce que, como apunta Carolina, la conciliación es lo que más quebraderos de cabeza le supone porque, aunque sabe que “las madres nos enfrentamos a retos a diario”, si ya es complicado cuando hay dos personas encargándose de los niños, en el caso de ser una sola persona la que tiene un horario determinado sin posibilidades de cambios la cosa se complica para combinarlo con los horarios y las necesidades de los niños. “Cuando tu horario es el que es, necesitas que la familia te ayude. En mi caso, por ejemplo, de no ser por esa ayuda me habría tocado cambiar de trabajo”. Añade Ana que le preocupa no pasar suficiente tiempo con sus hijos, y que llegue un momento que sea inviable compatibilizar su trabajo con la crianza.

Llanos, tiene 40 años y actualmente trabaja como administrativa a tiempo parcial y es monitora de Clubes de Lectura en la Universidad Popular de Almansa (Albacete). Hace tres años se sometía a un tratamiento de fertilidad y mediante inseminación artificial con donante anónimo se convertía en madre. Reflexiona sobre ello en el blog Un mundo de sensaciones con la esperanza de visibilizar cuestiones relacionadas con la maternidad que puedan pasar desapercibidas para otros. Ya en el nacimiento de su hijo, Llanos fue consciente de que dependía al 100% de ella misma pese a lo duro que fueron las primeras semanas de recuperación de una cesárea de urgencia y a la necesaria adaptación a la nueva situación. A medida que su hijo ha ido creciendo, las complicaciones han ido cambiando según las circunstancias, y al igual que Ana y Carolina, encuentra complicada la conciliación laboral y familiar pero también el factor económico, “que vaya creciendo y no pueda abarcar sus necesidades”.

Junto a los malabares para la conciliación y la organización de los horarios y la economía doméstica está el temor a la enfermedad, a un accidente o a la muerte, cuestiones que adquieren una mayor dimensión para las madres que cuidan solas por la ausencia de otro adulto de referencia. “Somos su referente adulto más potente. Si enfermamos, tenemos que ver cómo llevamos esos días para que ellos no se vean perjudicados en su rutina y si son pequeños además necesitan una serie de cuidados que no podemos postergar”, apunta Carolina de Dobrzynski. También aparece a menudo el temor a que en algún momento tengan un accidente, por lo que es habitual entre las madres tener muy hablado con los adultos de referencia, familia y amigos qué ocurriría si esta situación se llegara a producir. Para Carolina, dejar por escrito los tutores que se harían cargo de los hijos puede tranquilizar a las madres y facilitar los trámites en el caso de que algo ocurriera.

 

 

Nuevos modelos de familia

Aunque queda mucho por hacer, cuenta Carolina de Dobrzynski que desde la asociación han observado un gran cambio en cuanto a la comprensión de la sociedad acerca de la diversidad de familias, abriéndose en los últimos años el abanico de modelos tradicionalmente reconocidos. En este sentido, el centro escolar cumple un papel fundamental en la normalización de los nuevos modelos de familia. “Si visibilizamos las diferentes realidades, normalizándolas, dejaremos de pensar en las familias que no responden al modelo tradicional como familias diferentes, para pasar a pensar en lo diferentes que son las familias”, dice uno de los trípticos informativos que la asociación ofrece a los centros escolares.

Si visibilizamos las diferentes realidades, normalizándolas, dejaremos de pensar en las familias que no responden al modelo tradicional como familias diferentes.

Ana Mellinas siempre consideró a su abuela una adelantada a su tiempo: “Era inquieta, curiosa y muy inteligente. Aprendió a leer ella sola con los carteles de la calle, y disfrutaba con los documentales de la 2”. Cuando Ana tenía 19 años le aconsejó que, si llegado el momento quería ser madre y no tenía pareja, tuviera un hijo sola. “No serás ni la primera ni la última, y lo vas a hacer bien”, le dijo. Aquel recuerdo dice Ana que le dio fuerza para llegar a ser madre.

Para Llanos, la pareja “ideal” nunca llegaba así que cuando pasó de largo los 30 comenzó a valorar sus posibilidades para poder ser madre sin ese compañero de viaje. “Siempre soñé con tener mi familia ideal, con un marido estupendo y dos o tres niños correteando como locos. Es cierto que cuando me planteé ser madre sentí vértigo ante lo desconocido. Pese a que me preocupa el hecho de que se sienta diferente en un futuro y sufra por ello tengo claro que siempre sabrá la verdad de todo nuestro proceso. Por suerte creo que cada vez hay mucha más normalidad a la hora de ver que hay familias muy distintas”.

Rocío Castro, alicantina de 32 años, dedicada a la dirección y consultoría de marketing digital y autora del blog Madre solterona, hasta los 28 no se planteó de manera “seria” ser madre. En su caso, no había posibilidad de pareja dada su condición sexual así que comenzó a informarse y con 30 años se quedó embarazada. “Mi proceso de IAD, y embarazo han sido bastante fáciles y llevaderos. Hay que informarse de muchas cosas y no siempre es fácil, pero más que por falta de información yo diría que es un reto porque este tema aún es un tabú para mucha gente. Cuando yo me lancé a esta aventura, no conocía ni de oídas a nadie que lo hubiera hecho antes”. Aunque la familia de Rocío no se mostró en un principio muy ilusionada con la idea de la inseminación, reconoce que una vez tomó la decisión “el apoyo fue total” y anima a que mujeres que se encuentran en su situación estudien esta posibilidad, siempre teniendo “las cosas muy claras e intentando mantener una actitud fuerte y optimista frente a las adversidades”.

 

 

Tejer redes de apoyo

La Asociación Madres Solteras por Elección (MSPE) nacía hace 11 años con el objetivo de visibilizar el modelo de familia monoparental, ser una red de apoyo mutuo, facilitar que los hijos de sus integrantes tuvieran referentes familiares y luchar por sus derechos y contra cualquier posible discriminación. Carolina de Dobrzynski opina que, en lo referente a la creación de redes de apoyo, las familias monomarentales son expertas: “Creemos en el beneficio emocional y práctico de tener gente a nuestro lado que empatice y nos haga llevar la conciliación un poco mejor.”

La asociación funciona como una red de apoyo de forma horizontal, compartiendo experiencias y dándose apoyo entre las familias. “Se organizan grupos de actividades, salidas y talleres. Tenemos un mercadillo genial de ropa y muebles que va rotando, luego surgen las afinidades entre nosotras y se generan lazos entre los peques que pasan a ser sus grandes amigos. Nos apoyamos en la dificultad, desde una noche de canguro hasta cuidar un fin de semana completo si alguna se pone mala. Tenemos niñas y niños de todas las edades y la problemática que les surge a los adolescentes nos va abriendo camino a las de atrás. Tenemos un foro de debate con variedad de hilos abiertos, psicología, legales, educación y también sexualidad”, explica Carolina.

Llanos dice que tiene su familia de sangre y su familia por elección que, por suerte, siempre está ahí. “A veces me siento muy sola, pero, si bien es cierto que la dinámica en las familias está cambiando, por norma general, las mujeres seguimos siendo las responsables de la crianza de los hijos y seguimos teniendo que hacer malabares para poder conciliar vida familiar y vida laboral. Así que en este aspecto creo que nuestra vida tampoco difiere mucho del día a día de una madre con sus hijos cuya pareja pasa todo el día trabajando fuera de casa. En mi entorno, todos me han ayudado y me ayudan en todos los aspectos, tanto a nivel económico como de apoyo emocional o logístico. Son mi pilar, sin ellos nunca habría podido llevar esto adelante. Y mi hijo por suerte puede contar con muchos referentes paternos, aunque no tenga a un padre biológico presente. En ese aspecto, no podría haber tenido mejor suerte, es maravilloso y muy enriquecedor”, cuenta.

Las mujeres seguimos siendo las responsables de la crianza de los hijos y seguimos teniendo que hacer malabares para poder conciliar vida familiar y vida laboral.

Además de las redes de apoyo, desde la MSPE ven indispensable la aprobación de una ley de familias monoparentales. “Hoy en día más de 1 millón y medio de familias están en un limbo jurídico, desprotegidas. Es un agravio comparativo frente a los otros menores de familias numerosas o tradicionales”, lamenta Carolina de Dobrzynski.

Opina Llanos que, dado que la vida y las circunstancias de nuestra sociedad cambian a una velocidad vertiginosa, también deberían hacerlo las leyes para poder ser un reflejo de una sociedad diversa. “Ahora hay mucha más normalidad en la diversidad familiar, y aunque soy de la opinión de que ser madre o padre no es un derecho que todos tengamos, me parece un poco injusto que en ciertos casos el hecho de serlo dependa única y exclusivamente del dinero que puedas invertir en ello.”

Ana Mellinas se ha sentido “sola” también en este sentido en cuanto a la protección a través de ayudas: “Conozco madres solteras por elección de otros países en los que tienen facilidades y ayudas para poder seguir estudiando si lo desean, para conciliar, etc. Pienso que al igual que se tiene un reconocimiento como familia numerosa, y esto conlleva unas ayudas y beneficios debido a sus características y necesidades, se debería tener en cuenta, que los modelos de familia cada vez son más diversos, y que, en este caso, las familias monoparentales también las tienen”.

Igual que se tiene un reconocimiento como familia numerosa, se debería tener en cuenta, que los modelos de familia cada vez son más diversos.

A una mujer que se esté planteando ser madre soltera por elección, la miembro de la MSPE le lanza una reflexión: “Que sepa analizar y reconocer el deseo genuino de fundar una familia monoparental y que trabaje el duelo a la familia tradicional. Que esta sea una elección dentro de las distintas opciones, que no lo viva con frustración sino desde el deseo. Y que planifique dentro de lo que cabe, su economía y posibles soportes cercanos. Familia, amigos, casa. Estar preparada a los imprevistos de una circunstancia de paro o enfermedad; porque en nuestro caso se duplican las consecuencias.”

Ana añade a lo anterior un mensaje optimista: “Que disfrute, porque quizá no sea fácil, pero merecerá la pena. Que lea, que se informe, que valore, pero que saboree el proceso. Que se rodee de una buena tribu, porque es muy necesaria, pero sin dejar de ser dueña de su crianza. No somos súper héroes, y todos necesitamos ayuda, pero podemos hacerlo muy bien”.

 

 

 

Compartir es vivir

Autor entrada: Diana Oliver

5 thoughts on “Los retos de ser madres solas por elección

    Andrea

    (4 abril, 2018 -4:45 pm)

    Cómo me gusta que le déis visibilidad a este tema que me toca tan de cerca. Gracias!

      Sonia Sánchez

      (5 abril, 2018 -7:39 am)

      Es muy necesario Andrea, gracias por tu comentario.

    Rizog

    (5 abril, 2018 -6:38 pm)

    Yo también soy madre soltera por elección, es que mi pareja era muy problemática, para todo era una complicación si le agregas a eso el atender varios niños el problema crece, después de muchas discusiones, hable con él y le dije que si no estaba preparado para ser padre que lo mejor era que se fuera, que no le reclamaría nada en el futuro pero de vez en cuando ayudara con los gastos de los hijos cuando pudiera, sino pues que estorbe. En estos tiempos de complicaciones lo mejor es quitarse de encima los problemas que se pueda. Hace ya 3 meses que mi marido se fue y todo ha marchado en paz; cada tanto viene a visitar a los chicos y manda dinero cada 15 días.

    Mercedes

    (6 abril, 2018 -8:56 am)

    Hola, estoy muy de acuerdo con todo lo expuesto. Mi situación es similar, aunque mis hijos si tienen un padre. Ahora mismo soy la cabeza de una familia monoparental por elección mía.
    Con 3 hijos, el pequeño con solo 10 meses, decidí separarme del que era mi marido. Soy de la idea de quien no suma, entonces resta.
    Con un negocio, un trabajo a mayores y varios blogs y redes sociales que mantener, es muy dificil conciliar la vida laboral con la vida familiar sin ayuda. Yo por suerte, cuento con la ayuda y el apoyo incondicional de mis padres. Qué sería de nosotros sin ellos!

    Ana Áboli Pérez

    (6 abril, 2018 -9:31 am)

    Me encanta que se hable de una nuevo tipo de familia que cada vez lo formamos más personas
    También me gustaría que se nos tuviera en cuenta, porque si nosotras decidimos ser madres monoparentales libremente, también lo hacen las familias numerosas y a ellas se les premia beneficiándose de unos descuentos que nosotros monoparentales como menos poder adquisitivo no tenemos ninguna ayuda económica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Madresfera SLU + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web www.madresfera.com + info