#GraciasVoluntarios por mover el mundo

 

En nuestra agenda madresférica no nos olvidamos de la importante labor del voluntariado para la transformación social que el mundo necesita.

 

En España, según datos del último informe que ha editado el Observatorio de la Plataforma del Voluntariado de España (@pvoluntariado), 2,2 millones de personas mayores de 18 años ejercen algún tipo de voluntariado, un porcentaje que se ha visto reducido de manera significativa en los últimos años. Un dato desalentador, sobre todo si tenemos en cuenta la importante labor que realizan los voluntarios para lograr la transformación social hacia un mundo más justo. Menos hostil. Todo un reto en una sociedad marcada por un individualismo salvaje.

La importancia de la conciencia social y la información

Organizaciones como Save the children, fundada en 1919 y que en la actualidad tiene presencia en más de 120 países en los que defiende los derechos de millones de niños, han visto como la conciencia de las personas que se interesan por el voluntariado ha cambiado a lo largo del tiempo. Para su responsable de voluntariado, Diego González, en la actualidad la gran mayoría de quienes se suman a su organización entienden que los niños son sujetos de derecho. “El voluntariado sabe que delante de ellos, cada vez que juegan, o les apoyan con las necesidades educativas, hay personas que no tienen sus derechos garantizados en condiciones de equidad. Desde Save the Children procuramos impulsar esa conciencia social”, explica.

Para crear una verdadera cultura del voluntariado, además de una mayor conciencia social, es imprescindible un mayor conocimiento de lo que es, y de lo que no es, el voluntariado. Las ayudas individuales o las donaciones económicas, por ejemplo, pese a poder ser complementarias, se sitúan lejos del verdadero sentido del voluntariado. Si tenemos en cuenta la Ley de Voluntariado, este quedaría definido como el acto de una persona que de forma altruista se implica en una acción que trasciende sus propias necesidades con la visión de una transformación social.

En opinión de Diego González, en España debemos replantearnos los modelos de implicación: “En el plano colectivo, y como organizaciones de voluntariado, debemos contemplar nuevas formas, mecanismos y herramientas para impulsar un modelo de voluntario que complemente a los puestos profesionales, que genere valores, competencias y experiencias”.

La Ley de Voluntariado define al voluntariado como el acto de una persona que de forma altruista se implica en una acción que trasciende sus propias necesidades con la visión de una transformación social.

También cree que a nivel individual sería interesante analizar qué causas nos impulsan a la acción del voluntariado. “Cuando el voluntariado nos despierta y nos saca de nuestra zona de comodidad, es cuando la actividad que realizamos está produciendo un cambio en nosotros. Además, el voluntariado es un tipo de movilización donde se da mucho, pero se recibe más. Siempre enseñas menos de lo que aprendes. Por eso desde Save the Children creemos que es una experiencia que todos deberíamos vivir. No solo por el placer de realizar algo altruista, que honra a todo el voluntariado, si no por sentir algo distinto y bonito que compartes con otras personas”, afirma el responsable de voluntariado de la organización.

 

 

Un voluntariado sensible y profesionalizado

Asociaciones como la Fundación Balia, organización sin ánimo de lucro y sin filiación política ni religiosa, que lleva dedicada desde el año 2001 al desarrollo integral de la infancia y la juventud en situación de riesgo, han visto como cada vez son más jóvenes las personas que quieren donar su tiempo y participar de la transformación social. Explica Irene Ramón, responsable de Desarrollo de Personas y Voluntariado de la fundación, que todos los voluntarios comparten el mismo sentimiento de pertenencia, de familia y la satisfacción de ser útiles, de saber que “su aportación cuenta”. Y, además, explica que les ayuda a conocer otras perspectivas y a poner los pies en la tierra.

Según el citado informe del Observatorio de la Plataforma del Voluntariado de España, el perfil medio del voluntario español es el de una mujer con una edad de hasta 35 años, con un nivel sociocultural medio-alto. A este grupo numeroso, se suman aquellas personas prejubiladas y jubiladas con perfiles profesionales de larga trayectoria que quieren seguir aportando sus conocimientos en organizaciones del tercer sector. La riqueza y pluralidad de estos perfiles unidos es, para Diego González, uno de los grandes éxitos del voluntariado.

“El voluntariado es un tipo de movilización donde se da mucho, pero se recibe más. Siempre enseñas menos de lo que aprendes”

En el caso de los voluntarios que forman parte de Save the Children, se trata de un grupo de personas que comparten la misma aspiración: conseguir una sociedad mejor para y junto a la infancia. “Son personas que no tienen miedo de despertar y recordar el “yo” de su infancia. Disfrutan jugando, aprendiendo y compartiendo con personas de distintos orígenes culturales y de distintas edades. Son personas sensibilizadas con las causas que afectan negativamente a los niños, niñas y adolescentes, y entienden que la situación que viven millones de jóvenes es una cuestión de derechos humanos. Por eso, la comunidad tienen una alta predisposición para “abrir las orejas” y escuchar las demandas de la infancia con la que trabajamos”, cuenta Diego González.

Un perfil similar es el del voluntario que forma parte de UNICEF, la organización dedicada desde 1946 a construir un mundo más justo mediante la defensa, la protección y el desarrollo de los derechos de la infancia contemplados en la Convención sobre los Derechos del Niño (CDN). Para Karina Tirado, responsable territorial y del área voluntariado, las personas que forman parte de la ONG actúan bajo tres premisas: la de la diversidad y la inclusión, la premisa de la integridad y la del compromiso. “Tratamos a todos con dignidad y respeto; mostramos sensibilidad hacia las diferencias de género, raciales, culturales y religiosas; en nuestro lugar de trabajo desafiamos los prejuicios, los sesgos o parcialidades y la intolerancia; y alentamos la diversidad siempre que es posible. Nos exigimos altos estándares éticos; mantenemos nuestras promesas; reconducimos de forma inmediata comportamientos indignos o deshonestos; resistimos las presiones a la hora de tomar decisiones; y no abusamos de nuestro poder o autoridad. Demostramos compromiso con la misión de UNICEF, demostramos los valores de la ONG en nuestras conductas y actividad diaria; buscamos activamente nuevos desafíos, proyectos y responsabilidades; y promovemos la causa de UNICEF. Todos nuestros voluntarios se sienten identificados con nuestros valores y tienen un nivel alto de compromiso con nuestra organización”, argumenta.

El perfil medio del voluntario español es el de una mujer con una edad de hasta 35 años, con un nivel sociocultural medio-alto.

La profesionalización en el caso de los voluntarios es evidente en las tres organizaciones mencionadas. Apunta Irene Ramón, de Fundación Balia, que ha observado como el voluntariado llega cada vez a más gente con experiencia. Comparte esa afirmación Karina Tirado, quien señala que los voluntarios que reciben en UNICEF están integrados en equipos de lo más diversos, desde comunicación, sensibilización y políticas públicas a captación de fondos, con perfiles y formaciones específicas que contribuyen en gran medida a un mejor funcionamiento de la organización.

Por último, Diego González añade que las organizaciones entienden cada vez más la relevancia que tiene un voluntariado formado y es por ello que la gran mayoría han incorporado planes formativos que les acercan a las realidades con las que van a trabajar. “Estas iniciativas profesionalizan el voluntariado desde el interior de la propia institución”, concluye.

 

Autor entrada: Diana Oliver

2 thoughts on “#GraciasVoluntarios por mover el mundo

    flores de bach

    (24 junio, 2018 -4:11 am)

    una gran labor que hacen los voluntarios en España y en el mundo, falta que se les reconozca más su ayuda desinteresada, saludos y gracias por reconocerlos

    melatonina

    (15 agosto, 2018 -5:55 am)

    dar sin esperar nada a cambio, una gran filosofía de vida de los voluntarios de gran corazón, saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Madresfera SLU + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web www.madresfera.com + info