El cómic como herramienta de iniciación a la lectura

Fragmento de ‘Viaje al fin del mundo con ratón’, de Frank Viva.

A rebufo del boom imparable del álbum ilustrado, en el mercado editorial infantil crece también otra alternativa hasta ahora poco valorada en España como herramienta de iniciación a la lectura, pero que poco a poco gana adeptos: el cómic. Lo sabe bien Barbara Serrano Kieckebusch, fundadora y editora de La Casita Roja, editorial de literatura infantil y juvenil especializada en este formato que, como reconoce, a diferencia de lo que sucede en otros países europeos, en España “se ha asociado a ediciones baratas, de quiosco, a series y licencias, y a un humor algo grueso”.

Este prejuicio ha calado tradicionalmente en los padres que, en general, han visto al cómic como algo “demasiado simple y poco elevado para la iniciación en la lectura, sobre todo por el hecho de que tiene poco texto”. Un aspecto este que, sin embargo, puede convertirse en un valor añadido, ya que, para Bárbara Serrano, precisamente por esa escasez de texto, el cómic “es perfecto para animar a los más pequeños a empezar a leer”.

En todo caso, y respecto al prejuicio, insiste la fundadora de La Casita Roja en que la calidad de una obra “nunca depende del género en el que se inscriba, sino de cómo esté ejecutada”. En ese sentido, insta a los adultos que encuentran en el álbum ilustrado una herramienta de aprendizaje útil y hermosa a descubrir el cómic, ya que “por sus características (las imágenes llevan el peso de la narración, los textos son sintéticos y en forma de diálogo, reproducen el lenguaje hablado), puede ser un instrumento como mínimo igual de eficaz, y también increíblemente hermoso”.

“A diferencia de lo que sucede en otros países europeos, en España el cómic se ha asociado a ediciones baratas, de quiosco, a series y licencias, y a un humor algo grueso”

Para Serrano, un ejemplo de que el cómic puede ser un instrumento maravilloso para acercar a los niños a la lectura son los numerosos reconocimientos y premios recibidos por su labor de fomento de la lectura por François Mouly, directora y editora de Toon Books, la colección original de la mayor parte de los cómics que publican en La casita roja: “Lleva una década publicando libros de una calidad incontestable, profusamente premiados, que a su vez captan a la perfección el universo infantil. Ahí está el secreto: no basta con confiar en que a la mayoría de los niños les gustan los cómics, también hay que ofrecerles obras que los atrapen y les dejen huella, los hagan disfrutar y los animen a ir buscando libros cada vez más complejos, que sean una experiencia estética completa y formen su lenguaje visual y su lenguaje”.

Una herramienta rica en recursos

Fragmento de ‘Rodrigo y su mejor amigo’, de Renée French.

Como explica la experta en literatura infantil, algunos cómics, como sucede con los álbumes ilustrados, pueden leerse en voz alta a niños y niñas a partir de dos años. A partir de ese momento ya pueden incluso ser disfrutados por sí mismos por niños prelectores, ya que para Bárbara Serrano una de las características fundamentales de cómic es que ofrece a los niños “autonomía absoluta para seguir la historia observando únicamente las ilustraciones”.

A ello contribuye las similitudes del cómic con el cine, ya que como el séptimo arte “es secuencial, está lleno de juegos de planos, puntos de vista y ritmo, cuenta con recursos divertidos como las miradas a cámara, y se basa en imágenes y diálogos que siempre están contextualizados, lo cual ayuda a la incorporación de nuevo léxico, y también hay sonidos en forma de onomatopeyas e interjecciones”.

Esa riqueza de recursos se traduce para la editora de La Casita Roja en múltiples beneficios para los menores que se asoman a la ventana a la literatura que les ofrece el cómic. “Los distintos gestos y expresiones de los personajes ayudan a desarrollar la empatía, la interpretación de las emociones; los trazos que indican movimiento, velocidad, y los códigos de colores amplían sus recursos plásticos. Las abreviaturas no suelen aparecer en el álbum ilustrado, tampoco señales y símbolos (notas musicales, bombillas para expresar que uno ha tenido una idea…), y eso estimula la capacidad de abstracción y nos prepara para un entorno repleto de ellos. También las interjecciones y las onomatopeyas estimulan la asociación de ideas y los introduce en la transcripción de los sonidos. En definitiva, reúne los numerosos lenguajes que necesitamos para interpretar el mundo”, enumera.

“Una de las características fundamentales de cómic es que ofrece a los niños autonomía absoluta para seguir la historia observando únicamente las ilustraciones”

Y no solo los primeros lectores pueden beneficiarse del cómic como herramienta para acercarse a la literatura, sino que éste también puede resultar fundamental para aproximar a los libros a niños más mayores que no muestran demasiado interés en ellos, gracias en parte al lenguaje visual y a la escasez de texto antes mencionada. “Si las obras tratan temas y estéticas que los atraigan, podemos conseguir que se enfrenten a un género visual que exige un proceso mental más complejo y activo y con textos cuidados”, reflexiona.

Y es que, como concluye Bárbara Serrano, el de la importancia de la lectura “no es un discurso nostálgico anclado en un pasado predigital”, sino que el mensaje sigue teniendo hoy tanta vigencia o más que entonces: “leer no sólo nos produce placer y nos permite vivir otras vidas y otros tiempos; sobre todo, nos ayuda a enriquecer y fijar el lenguaje, y éste es con el que damos forma a la realidad. Así, cuanto más amplias sean nuestras competencias lingüísticas, más amplio será nuestro mundo, y podremos pensarlo y comprenderlo mejor para enfrentarnos a él”.

Autor entrada: Adrián Cordellat

1 thought on “El cómic como herramienta de iniciación a la lectura

    yyoconestasbarbas

    (12 septiembre, 2018 -8:02 am)

    Maravilloso. Totalmente de acuerdo. Y es que el cómic en sí mismo es un medio fantástico, único y enormemente válido para muchas cosas. Es parte y patrimonio de nuestro acervo cultural, y como tal, deberíamos reconocerlo, valorarlo y colocarlo, como y donde le corresponde por derecho.
    A la gente que esté interesada por este medio y sus posibilidades, les recomendaría echar un ojo a este fantástico libro (narrado en forma de viñetas, como no podía ser de otra forma…) del gran Scott McCloud: https://www.astiberri.com/products/entender-el-comic

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Madresfera SLU + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web www.madresfera.com + info