Dejar de fumar, #tugranregalo

Según la ginecóloga Elena Castellanos, se estima que en España el 25% de las mujeres en edad reproductiva son fumadoras. De ellas el 54% lo siguen siendo durante el embarazo. Del 46% de mujeres que sí deja el tabaco durante la gestación, casi siete de cada diez retoma el hábito del cigarrillo una vez dan a luz. Como afirma Castellanos, “las mujeres fumadoras asumen el riesgo de salud que supone el tabaco para ellas mismas y al quedarse embarazadas también lo asumen para sus hijos”.

El tabaco y la exposición diaria a la nicotina, los tóxicos y los carcinógenos que éste contiene afecta de igual manera a hombres y mujeres, pero como explica la ginecóloga y obstetra Elena Castellanos, del Centro Médico Teknon, “hay una serie de aspectos en relación a la salud reproductiva de los que muchos de nosotros nunca hemos oído hablar y en los que, en general, la mujer sale peor parada”. Así, según la experta en embarazo y tabaquismo, “el tabaco adelanta la menopausia, aumenta el riesgo de infartos de miocardio, trombosis y embolias en las mujeres que toman anticonceptivos, y facilita la aparición de cánceres como el del cuello del útero”. También el cáncer de pulmón, que aunque tradicionalmente fue un cáncer ‘masculino’, “con la incorporación de la mujer al tabaquismo, desafortunadamente, hoy en día ya mata a más mujeres que el cáncer de mama en los países industrializados”.

Los efectos del tabaquismo para la salud reproductiva son evidentes según numerosos estudios. Explica Castellanos que las parejas en las que uno o ambos miembros fuman tienen menos posibilidades de concebir de forma espontánea y menores tasas de éxito cuando recurren a técnicas de reproducción asistida como la inseminación o la fertilización in Vitro: “el tabaco altera la motilidad de las trompas uterinas y altera la calidad del semen. Además puede producir mutaciones en los óvulos y espermatozoides que se transmiten a los embriones. Es también causa de impotencia masculina que en los hombres jóvenes se revierte simplemente dejando de fumar”.

«El cáncer de pulmón fue tradicionalmente un cáncer ‘masculino’, pero con la incorporación de la mujer al tabaquismo hoy en día ya mata a más mujeres que el cáncer de mama en los países industrializados”

Consecuencias en los niños

Con la prohibición del tabaco en los lugares públicos, el hogar se ha convertido según Aurora Pimentel, gerente de la asociación Alianza Aireen el principal lugar donde se somete al tabaco ajeno a los no fumadores, siendo los niños los más vulnerables al mismo: “Los niños respiran más rápido que los adultos, tienen el sistema inmunitario más débil, están creciendo y todo eso implica que el tabaco les hace especialmente daño si se ven sometidos al humo y mucho más si se hace en su casa, donde suelen pasar mucho tiempo sobre todo cuando son bebés”.

Esos daños son evidentes ya antes de nacer. Tal y como explica Elena Castellanos, un gran número de estudios han relacionado de forma contundente el tabaquismo materno, tanto activo como pasivo, con una serie de efectos adversos durante la gestación: “El más conocido es, tal vez, el bajo peso al nacer, pero además el tabaco aumenta el riesgo de sufrir aborto espontáneo, embarazo extrauterino, parto prematuro o la muerte súbita del recién nacido. El tabaco se relaciona además con problemas de la placenta como la rotura prematura, la placenta previa o el desprendimiento de placenta antes de que nazca el niño. Fumar durante el embarazo aumenta también el riesgo de malformaciones congénitas, particularmente en cara, genitales y sistema urinario”.

«Un gran número de estudios han relacionado de forma contundente el tabaquismo materno, tanto activo como pasivo, con una serie de efectos adversos durante la gestación»

Aurora Pimentel, por su parte, diferencia entre dos tipos de consecuencias, las inmediatas y las que tienen su manifestación a medio o largo plazo. Los efectos inmediatos, según la responsable de Alianza Aire, tienden a minimizarse, pero son un signo evidente del daño que produce el tabaco: “Entre ellos estarían por ejemplo el lagrimeo, dolor de cabeza, de garganta, dificultades para respirar, náuseas y mareos, irritación nasal, sequedad nasal… Todos esos síntomas pueden darse y se dan de hecho cuando se fuma en casa con niños y bebés, pero a menudo se minimizan o no se les presta atención, se vive con ellos”. Los de medio o largo plazo están avalados por estudios diversos y muestran que los niños sometidos al humo del tabaco “tienen más infecciones de oído, más gripes y catarros o cursan éstas con más impacto, tienen lógicamente más crisis asmáticas, tienen más bronquiolitis, bronquitis y neumonías, una peor salud cardiovascular, sus pulmones también se ven afectados y estudios más recientes vienen demostrando una relación entre la obesidad infantil y la diabetes y padres y madres fumadores así como hiperactividad y otros problemas de conducta”.

Tomar conciencia

“Creo que muchos padres y madres están desinformados o mal informados de cuáles son todos los efectos que el tabaco puede tener en la salud de sus hijos. Casi todo el mundo sabe lo de que los bebés son más pequeños pero lo del asma, la muerte súbita, las hiperactividad… son todo cosas nuevas y sería estupendo que esta información se difundiese más”, reflexiona Elena Castellanos. De la misma opinión es Aurora Pimentel, que considera que los padres y madres fumadores y que fuman en casa “se suelen engañar sobre el daño con unos tópicos que son fácilmente desarmables”. Entre ellos estarían los de fumar con la ventana abierta, ventilar luego, hacerlo en otra habitación o debajo del extractor de humo: “Todo eso no sirve de nada porque el humo queda incluso cuando ya no estamos fumando, pero son como coartadas que sirven para tranquilizar conciencias”.

Es lo que se conoce como el humo de tercera mano o ambiental, que es el que queda allí donde se fumó aunque ya no se fume, el que impregna paredes, tapicerías, alfombras, o muebles y contiene sustancias muy perjudiciales. Según Pimentel este humo de tercera mano “es especialmente perjudicial para bebés que pasan mucho tiempo en casa” y que están muy en contacto precisamente con esos textiles que están impregnados de ese tabaco.

«Los padres y madres fumadores y que fuman en casa se suelen engañar sobre el daño que el tabaco hace a sus hijos con unos tópicos que son fácilmente desarmables”

La ginecóloga Elena Castellanos, por su parte, desmonta otro tópico muy extendido, aquel que durante el embarazo esgrimen muchas mujeres para seguir fumando porque sería peor la ansiedad que les provocaría dejar el tabaco: “Es curioso que se haya difundido esta idea. En los 20 años que llevo estudiando el tema del tabaco en el embarazo jamás he encontrado ningún estudio que avale esta afirmación. De hecho hoy en día se sabe que esto no es cierto, que fumar incluso entre 1 y 5 cigarrillos al día es perjucidial tanto para la madre como para el bebé. En el embarazo no se ha de fumar ni un cigarrillo al día”.

#Tugranregalo

Muchas veces las madres y padres fumadores son abordados para que dejen el tabaco apelando al sentimiento de culpa, un mensaje que no siempre tiene el efecto deseado. Aurora Pimentel recuerda que el fumador “es un adicto, es decir, una persona a la que hay que ayudar y animar a dejarlo, a quien se le debe ofrecer ayuda profesional”. Y no existe mejor motor de la motivación para dejarlo que su salud y la de sus hijos.

“Yo creo que hay que hacerles ver lo positivo, lo bien que se van a sentir si dejan de fumar. Se pasa mal unos momentos al día, un par de semanas, y luego ya está: Lo peor ha pasado. A partir de allí todo son ventajas, entre ellas la de crear un entorno limpio y sin riesgos para el bebé”, añade Elena Castellanos. Para la ginecóloga, con ayuda profesional dejar de fumar es “mucho más fácil”, ya que incluso durante el embarazo se puede recurrir a tratamiento médico con terapia sustitutiva de nicotina. También para las parejas, que en el caso de fumar lo ideal es que lo dejen aprovechanzo la gestación. “¡El embarazo es el momento ideal para dejar de fumar, vale la pena aprovecharlo!”, anima Castellanos.

Para tu hijo puede ser, sin duda, #tugranregalo.

Autor entrada: Adrián Cordellat

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Madresfera SLU + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web www.madresfera.com + info

Array