Cuentos para visibilizar a mujeres extraordinarias

 

En las librerías encontramos un buen número de cuentos que visibilizan a mujeres extraordinarias que han hecho grandes cosas a lo largo de la historia. Y son la excusa perfecta para celebrar que octubre es el mes de #LasNiñasPueden en nuestra agenda madresférica.

 

El mes de octubre se lo dedicamos a las mujeres en nuestra agenda madresférica y con el HT #LasNiñasPueden queremos reivindicar la necesidad de más igualdad de oportunidades, más ejemplos a seguir escondidos en la historia, más voces de mujeres contando historias de mujeres. Es responsabilidad de todos conseguir que las niñas también puedan ser lo que quieran ser y no estamos solos en el camino. En las librerías encontramos un buen número de cuentos que visibilizan a mujeres extraordinarias que han hecho grandes cosas a lo largo de la historia.

 

 

Las chicas son guerreras y Las chicas son de ciencias

La ilustradora Núria Aparicio pone imágenes y color a los textos de Sergio Parra e Irene Cívico en Las chicas son guerreras y Las chicas son de ciencias, dos álbumes ilustrados que son el claro ejemplo de que la historia está repleta de mujeres que no han tenido ni tienen el reconocimiento que merecen.

Cuenta Sergio Parra, editor en varios medios y co-autor de ambos títulos, que la idea llegó al darse cuenta de que había grandes personajes que parecían haber sido borrados de la historia, y que muchas de esos personajes eran femeninos. La gota de colmó el vaso fue descubrir que incluso una historia inventada había acabado siendo más popular que una de verdad, probablemente porque la historia inventada estaba protagonizada por un hombre y la de verdad por una mujer. “Descubrimos que Nellie Bly fue la mujer que realmente dio la vuelta al mundo en menos de 80 días en las mismas fechas que Phileas Fogg, un personaje de ficción, hacía lo propio. Casi todo el mundo conoce la historia de “La vuelta al mundo en 80 días” pero casi nadie la de “La vuelta al mundo en 72 días”, cuando la más sorprendente, porque fue de verdad, es la segunda. Poco a poco empezamos a tirar del hilo y descubrimos muchos más ejemplos similares a éste. Creímos que no era justo que esto fuera así y decidimos poner nuestro grano de arena dando visibilidad a todos estos personajes olvidados”, explica Sergio Parra a Madresfera.

 

 

La infancia es la oportunidad ideal para comenzar a cambiar las cosas a través de la educación. En las escuelas, por supuesto, pero también en cada casa. “La educación es importante, no solo para sacar a la luz historias que han sido injustamente olvidadas, sino para educar en la diversidad, la aceptación y la empatía. Cuando antes se empiece, mejor, por eso nuestros libros pueden ser leídos por lectores adultos, pero también por niños. Cuando eres pequeño es el momento de crear tus primeros héroes y heroínas, y con nuestros libros aspiramos a ofrecer referentes extraordinarios. Y si hay referentes, si hay ejemplos que inspiran, entonces nuestra cabeza hace un “clic” y empezamos a creer que sí se puede, que no importa si eres hombre o mujer para dejarte llevar por tu verdadera vocación”, explica Sergio Parra y añade que “aunque el camino sigue siendo largo, afortunadamente lo es cada vez menos gracias a todos los libros que se están publicando sobre mujeres extraordinarias”.

 

 

Las princesas más valientes

Nube Ocho es la encargada de editar Las princesas más valientes, un álbum ilustrado y escrito bajo el seudónimo de Dolores Brown que lucha contra los estereotipos mostrándonos una enorme y rica diversidad de mujeres. Todas ellas tan “princesas” como las bellas y perfectas féminas que han protagonizado las historias y cuentos que hemos escuchado y leído a lo largo de los años. Hasta ahora, claro.Siempre pensé que se hablaba demasiado de “princesas perfectas”. Cuando era niña, quizás no eran tan consciente, pero pronto me di cuenta de que no veíamos a princesas de color, no veíamos a una princesa gordita o con gafas, y, en general, tampoco veíamos princesas luchadoras. Eran princesas estáticas, que pasaban la vida en palacio, que esperaban que el príncipe solucionara todo porque ellas, quizás, no se atrevían a solucionar los problemas. Rubias, altas, ojos azules, 60-90-60. Pero, ¿y las niñas y mujeres que no somos así? ¿No podemos ser princesas? La idea de mi libro era la de un catálogo de princesas diferente. ¿Porqué no hablar de princesas divorciadas o madres solteras?”, explica su autora.

A lo largo de sus páginas encontramos una princesa en silla de ruedas, una que toma la iniciativa y es ella quien pide al príncipe casarse, una princesa viuda y anciana, una princesa bombera, una astronauta, una arquitecta o una médica a la que el príncipe tiene que esperar todas las noches. Cree Dolores Brown que la representación de todas las mujeres es muy importante, también la de aquellas que no son “famosas” sino “chicas y mujeres normales”, que existen en la realidad. “Cuando leemos el libro, muchas de las princesas que aparecen nos recuerdan a nuestras hijas, nuestras amigas, madres, abuelas… Todas esas mujeres que admiramos son princesas valientes”, cuenta.

En este sentido, para la autora de Las princesas más valientes, recuerda que en nuestra apenas había referencias a una mujer médica o arquitecta, algo que sí ha cambiado en nuestro entorno actual. “Lo que no se nombra no existe, y ese era parte del problema hace décadas. Hoy día la infancia tiene un gran camino ya recorrido y son las nuevas generaciones quienes pueden hacer de esta sociedad algo mucho mejor”.

 

Otras princesas

En 2016, la editorial MAIME Mujer de Zaragoza lanzaba en España la colección Otras princesas de la editorial argentina Chirimbote. La colección nació, según cuanta a Madresfera su autora, Nadia Fink, como un juego, “como otra forma de abordar una mirada distinta de la mujer en medio de la industria Disney, alejada de los estereotipos que no incluyen la diversidad de niñas e infancias en el mundo de hoy”. Y es que, mientras los relatos tradicionales muestran princesas a la espera de que alguien interfiera en su destino, las “otras princesas” son, para Nadie Fink, “más reales” e “intentan aportar una mirada diferente, más cercana, un espejo más a mano”.

Frida Kahlo, Violeta Parra o Gilda se abren paso a través de esta colección. Y es sólo un aperitivo porque desde Chirimbote continúan buscando mujeres importantes, anónimas, grupos de mujeres para conocerlas un poco más. “La infancia es un mundo de posibilidades donde las estructuras no están tan marcadas, por eso es un hermoso momento para acercar nuevas historias y aventuras diferentes. Que las niñas y los niños crezcan con la posibilidad de conocer otros relatos y salirse de los estereotipos les abre un camino más libre y más diverso. Por ejemplo, que interpreten en los actos escolares a una Juana Azurduy, que luchó por la liberación de América Latina, en lugar de que sólo sean próceres es cambiar un punto de vista, donde la perspectiva de género se da desde la infancia”, concluye Fink.

 

Autor entrada: Diana Oliver

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Madresfera SLU + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web www.madresfera.com + info