Camping Le Bois Fleuri 5*: naturaleza y planes para toda la familia

En esto de las vacaciones, cada familia tiene sus costumbres. Los hay que eligen playa, o montaña, o cada año cambian de destino, o los que prefieren tener un sitio fijo en el que poder descansar.

Bueno, pues sea como sea tu familia, esta opción que os cuento hoy seguro que os resulta interesante porque tiene algo para todos los gustos.

Ir de camping ha evolucionado mucho en los últimos años, y si bien resisten muchísimos amantes de la tienda de campaña y de todo lo que ello implica, sobre todo mucho contacto con la naturaleza y un regreso a la vida más sencilla, hay cada vez más alojamientos  que ofrecen opciones para familias que prefieren algo un poco menos aventurero y algo más de confort. Un «estoy en el campo y muy a gustito» versión 2019 y que se convierte en una estupenda opción para complacer a todos.

Uno de estos camping-resort es, sin duda, Camping Le Bois Fleuri 5*, un complejo vacacional de cinco estrellas situado en la localidad del sur de Francia, Argelès-sur-Mer, en la región del Languedoc-Rosellón, abierto desde abril hasta octubre este 2019. Este año, nosotros hemos podido disfrutar este verano de esta opción vacacional tan interesante y cómoda para toda la familia.

El complejo está formado por diferentes tipos de cabañas, o más bien minicasas (si hay fans por aquí de los programas de minicasas en la tele, que levanten la mano, porque yo lo soy), con distintas configuraciones y tipologías, pero todas super bien equipadas para familias y amigos, más o menos numerosas, según las necesidades (máximo 8 persona), y con un montón de extras, como televisión, en cada cabaña: microondas, cafeteras, lavavajillas, aire acondicionado o wifi (lo del wifi a los más tecnológicos nos encandiló, por supuesto, y lo del aire acondicionado, también, por qué no reconocerlo). Todos los servicios que podemos encontrar en un camping los tenemos aquí: tienda, lavandería, zona infantil con monitores, actividades para toda la familia durante toda la semana, restaurante buffet y servicio médico. Y todo ello a gusto del consumidor, es decir, lo usas si quieres y cuando quieres, pero tienes todas las opciones para vivir desde la estancia más sencilla, pudiendo cocinar en tu propia cabaña, por ejemplo, que es lo que hicimos nosotros, o no tocar un plato si es lo que quieres.

Además de los servicios, en este camping encontrarás una oferta de entretenimiento para toda la familia, y para todos los gustos (aunque ya aviso, es más bien entretenimiento europeo y con horarios europeos, pero te haces si lo intentas tras unos días). Desde actividades deportivas para todas las edades, y en diferentes zonas del camping como la maravillosa piscina, canchas de tenis, padel o fútbol, con o sin monitores, hasta espectáculos musicales en directo o juegos en grupo. Si te empeñas puedes estar de lunes a domingo ocupado y sin parar. Pero ojo, que no es obligatorio, y todas las actividades son opcionales, aunque muy recomendables si vas con niños, por ejemplo.

De hecho, si no quieres salir del camping durante toda tu estancia, ni lo necesitas, porque tienes todas las actividades en casa. Pero como estamos en una zona preciosa del sur de Francia también puedes hacer desde allí turismo. La opción más rápida y cercana es un minitren, directo y gratuito, hasta la preciosa Argelès-sur-Mer, tanto para visitar el pueblo como su playa que está a 6 km del camping. No hay excusa para no acercarse hasta allí, y sin necesidad de coger el coche para nada. Un lujo.

La experiencia ha sido fantástica porque además de no faltarnos nada coincidimos allí con toda esta gente fantástica, un montón de amigos bloggers que han llenado estos días de muchísimas risas. Vamos, que se notaba que había españoles por allí a nuestro paso.

Y una de las cosas que, sinceramente, más me ha gustado de esta estancia  ha sido la mezcla de idiomas que nos acompañaban durante todo el día. Entre nuestros vecinos campistas podías encontrarte diferentes nacionalidades europeas, y en todas las actividades los monitores solían repetir las instrucciones en francés, inglés y castellano, lo que lo convertía también en una divertida inmersión lingüística no solo para los adultos sino, sobre todo, para los niños, que tras unos días, ya repetían algunas de las expresiones más utilizadas por el personal del camping, personal entregadísimo a la causa, por cierto.

Y por otro lado, la convivencia en un camping me resultó también una experiencia enriquecedora al compartir espacio con gente de costumbres tan diferentes a las nuestras: horarios, formas de divertirse, etc. También se aprende mucho sobre otras nacionalidades viendo como veranean 😀

Como resumen diría que ha sido una estancia de lujo, que es ideal para familias que les gusta estar cerca de la naturaleza para poder disfrutarla en calma (ojo, que nos encontramos con un precioso erizo junto a nuestra cabaña, una de las noches), con un montón de planes a nuestra disposición y en un entorno privilegiado.

Fotos de Madresfera y de la web de Bois Fleuri.

 

 

 

Autor entrada: Mónica

-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Madresfera SLU + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web www.madresfera.com + info

Array