#30PADRES30DIAS 2015 Entrevista 28, Joaquim Montaner, 41, Málaga.

Entrevista 28 del #30Padres30Días en la que Joaquim Montaner nos da su visión.

Después de mucho esfuerzo, vamos llegando al fin de la campaña #30Padres30Días, acción conjunta entre Papás Blogueros y Madresfera. Hemos creado esta campaña basada en el #30Fathers30Days de The Pixel Project para:

– Dar visibilidad a la paternidad implicada

– Resaltar los beneficios que esta genera en el padre, su familia y su entorno

Hoy tenemos el testimonio de Joaquim Montaner; no os lo podéis perder!

La biografía de papá

Nací en 1974 en Cádiz (Andalucía) Tengo tres niñas y tres niños… los cuatro mayores de un matrimonio anterior de la que hoy en día es mi esposa y los dos pequeños son hijos comunes. Me he formado en asuntos relacionados con la educación y con la comunicación y actualmente trabajo desarrollando políticas de empleo para el gobierno andaluz y, también, empoderando a padres para que se sacudan el miedo a cuidar a cuidar y que dejen los reparos lejos para contarlo en voz alta, a sus amigos, en grupos de hombres, en grupos de crianza,… Hoy tengo 41 años y hace 10 me convertí en papa… Puedes leer muchas cosas de las que escribo en http://joaquimmontaner.net y en http://quimosavic.wordpress.com.

¿Qué es lo mejor para ti de ser padre?

Ha sido el detonante para darme cuenta de que la mayor parte de mi vida ha estado basada en presupuestos falsos, en falacias… La transformación de hombre a hombre-hombre, a hombre de verdad.

Tener 4 hijos de un día para otro me ha enseñado a priorizar. He aprendido muchas cosas y, aunque no soy capaz de escribirlo todo,  si puedo hacer una síntesis. Todas estas cosas están vinculadas al AMOR y al CUIDADO: aprendí a QUERER, aprendí a LIMPIAR y a COCINAR, aprendí a LAVAR, también a CURAR heridas, a ORGANIZAR espacios, a conducir con remolques y con caravanas enganchadas en la furgoneta, aprendí a ESCUCHAR MÁS y HABLAR MENOS, participar en seis o siete conversaciones al mismo tiempo, MANTERNER UN HOGAR, aprendí que los ABRAZOS SON FUNDAMENTALES para calmar a los peques…

Y sigo aprendiendo cada día de ellos y con ellos.

Cuidar de los demás saca lo mejor de nosotros pero también lo peor de cada uno… renunciar, dejar de poner en primera línea mis apetencias o mis instintos, ceder, ser e-x-t-r-e-m-a-d-a-m-e-n-t-e paciente, convivir con enfermedades, relacionarme con muchas personas con las que no comparto nada o casi nada, excepto ser padres…

Un padre suele ser el primer referente masculino en la vida de una persona; además, los padres tienen un impacto muy importante en las actitudes que desarrollan sus hijos varones en sus relaciones con niñas y mujeres. ¿Cómo ha sido la influencia de tu padre en la manera en la que ves y tratas a las mujeres y las niñas?

Ser padre ha hecho girar completamente la visión que tenía de los míos.  Volviendo la vista atrás, puedo decir que me encanta mi padre. Amo a mi padre (también a mi madre, por supuesto). De mayor quiero ser como él. Cada día que pasa valoro más sus maneras y sus decisiones.

Él me enseñó la importancia de dejar a las personas experimentar y errar para poder ir mejorando como persona. También me mostró, con su ejemplo diario, la importancia del buen trato hacia los demás (fuesen hombres o mujeres)

Mi padre viene de una generación en la que el varón tenía que ser el breadwinner y lo hizo; pero también empleó todo el tiempo que no estaba trabajando en mis hermanos y en mi… dando soporte y acompañamiento para que pudiese vivir de una forma libre e independiente.

Y, hoy por hoy, que es mayor, cuando lo veo cuidando a mis pequeños o cuidando a mis sobrinos… sigo teniendo claro que quiero ser como Él. Me gustó como padre y me encanta como abuelo.

Y, por eso, mirando hacia el futuro, quiero que mis niñOs vivan su paternidad de una forma activa. Me ofrezco 24 horas por 7 días a la semana, para que vean que los papás somos, existimos y queremos estar. Para que interioricen que hay muchas maneras diferentes de ser papá / ejercer de papá. Con su pureza infantil, muchas veces te comentan cosas de los papás de los amigos o de compis del cole que me refuerzan, refuerzan muchas de las actitudes y comportamientos que hago míos, y de formas de entender la vida cotidiana.

Y sigo aprendiendo… los asuntos del cuidado.

Muchas comunidades y grupos de activistas alrededor del mundo reconocen que la violencia hacia las mujeres NO es un asunto de mujeres, sino de derechos humanos y potencian el papel de los varones para detener la violencia.¿Cómo piensas que los padres y otros referentes/modelos masculinos pueden ayudar a los adolescentes y a los niños a tomar interés y dar un paso al frente para prevenir y acabar con la violencia hacia niñas y mujeres?

Cada día me esfuerzo para que mis niños varones se den cuenta de que ellos son iguales que ellas, que aprendan a cuidar a las personas de sus entorno y a preocuparse también de las cosas que utilizan y que tienen. Y les animo a que observen a su alrededor para poder comparar otras realidades.

Quiero que cuando sean un poco más grandes, en sus propias casas, viviendo ya con sus alas extendidas, sean capaces de cuidar un hogar y a quienes habiten allí. Te iba a decir que sean capaces de compartir sus tareas, que sean corresponsables, pero no… pienso que me gustaría mucho más que fuesen RESPONSABLES. Quiero que sean responsables, responsables con su salud, con sus relaciones y, por supuesto, en sus tareas, incluidas las de casa. Igual que yo, como papa, lo soy (o intento serlo) porque cuidarles es mi propia responsabilidad, igual que es la de cuidarse uno mismo.

Y quiero que mis niñOs varones lo sean. Sin embargo está costando muchísimo que asuman sus tareas o responsabilidades. No habré dado aún con la tecla adecuada… pero es una batalla muy grande, y muy intensa también. Los niñOs, los tres, son mucho más reticentes a recoger, limpiar, asumir tareas domésticas o de cuidado que las tres niñas.

Estamos ante una brecha que hay que corregir y, además, de forma urgente. Los hombres tenemos que cuidar, pero cuidar de verdad, en el sentido amplio, a las niñas y a los niños que traemos a este desagradable mundo.

Actualmente, no basta con ser breadwinner o con ser “hombres-hombres”. El papel de proveedor está lejos ya…  Se hace necesaria la presencia de hombres de verdad que no tengan miedo y que quieran desarrollarse de manera integral y de forma completa.

La forma de ser de los padres y la ayuda que ofrecemos a nuestra descendencia son la influencia más fuerte sobre el comportamiento que replicarán cuando se conviertan en adultos. Vivir con padres o con hombres profeministas u otros modelos de hombres que creen y apoyan la igualdad efectiva entre mujeres y hombres será de gran ayuda en la vida adulta de estos peques.

 

En algunos años serán protagonistas en la primera línea de lucha contra la violencia de género y a favor de los buenos tratos entre hombres y mujeres.

Implicar tantos niños y adolescentes varones como sea posible podrá generar cambios de manera exponencial en las relaciones entre mujeres y hombres de forma que se basen en el respeto y en el buen trato entre sexos.

Autor entrada: Mónica

-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Madresfera SLU + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web www.madresfera.com + info