Padresfera: ¿Poner limites, o sentido común? por Aprendiz de Padre

Hola a todos, ¿como están? yo de Lunes y me pongo a escribir ahora que las calles no están todavía puestas, que luego durante todo el día no me da tiempo, madre mía deberían de ampliar el día a 27 o 28 horas, que no me da.
 
Bueno a lo que voy, la cuestión es que últimamente la gente me dice mucho eso de -oye, ya vas a tener que empezar a ponerle limites? o me llegan artículos que se titulan» Ponle límites a tus hijos», o ya los más graciosos( a mi modo de ver) que se titulan, «Como crear delincuentes» y te dicen, «se firme en la autoridad» «pon límites» y demás cosas, y no se…a mi me suena un poco raro…
¿Qué significa autoridad? ¿qué significa «poner límites»?¿Por qué preocupa tanto eso a los padres?
 
¿No sabemos poner limites? Pues mira, yo creo que sí. Si mi hijo mañana va a coger la botella de lejía y se quiere echar un chupito, yo le digo que no, y punto, ya se puede poner a patalear, que no le voy a dar la lejía para que no se coja una rabieta. Sinceramente no me imagino a ningún padre en el pediatra diciendo -Mire doctor, es que mi hijo quería la lejía y como lloraba se la dejé. Pues yo creo que eso es poner un límite. O si mi hijo quiere correr por la autopista, le digo que no y ya está, eso es un límite ¿o es sentido común? Para mí es esto último.
 
Ahora , si mi hijo cuando está jugando, le digo que hay que ir a bañarse y no quiere, puedo optar por varias opciones, y lo digo porque así nos pasa. 
La primera opción es poner autoridad y decirle -Matteo a bañarte!!! Deja todos tus juguetes, así gritándole cuando él se niegue, y si se sigue negando lo cojo del brazo, y, de repente, él empieza a llorar, patalea, lo meto en la bañera. Mientras subo por la escalera le da una patada a un jarrón, se me cae el móvil y  se rompe la pantalla,  lo pone todo perdido, yo me pongo nervioso lo baño mal, se moja todo el baño, me da hipertensión, me da alopecia nerviosa y Matteo llora y yo con un nudo en la garganta,… Esa es una opción. 
La otra opción es que si no quiere, negocio ( y si, con menos de dos años ya se puede negociar con él, desde hace bastante tiempo), y le decimos, -Oye Matteo, 1 minuto más (aunque él no sepa que es 1 minuto) o -la última vez, y después él se levanta, guarda los juguetes y va tan contento a bañarse, todos felices, nada se moja, cantamos We are the champions o  una canción de Enrique y Ana (bueno eso no) y todo muy bien. ¿Con cuál opción se quedan? Pues yo con la segunda.
 
Habrá gente que me diga, -pero eres su padre, tienes que imponer tu autoridad. ¿Pero realmente no se dan cuenta que ya la estamos imponiendo de forma innata y tácita? 
Los niños se ponen la ropa que nosotros les decimos, comen lo que les decimos, van a la guardería o al colegio que les decimos, los llevamos a pinchar las vacunas, al parque que nosotros queremos, lo metemos en el coche que nosotros queremos, los despertamos cuando nosotros decimos, desayuna lo que nosotros compramos, o se queda sin comer, lo sentamos en la silla que nosotros decimos e incluso juega con los juguetes que nosotros compramos. 
 
Ya son «obedecedores» natos (no se si obedecedores existe o están 25 académicos de la RAE con un infarto ahora mismo). Nos pasamos todo el día diciéndoles que no, a veces por el sentido común, diciéndoles que no coja un cuchillo, pero a veces por cosas tan simples como que en un momento dado no se ha lavado las manos y armamos una hecatombe descomunal sin sentido o diciéndoles que no se metan en un charco cuando les ponemos a Peppa Pig que lo hace constantemente. 
 
Yo creo que la autoridad es como el dinero, puedes tener mucho, pero si lo gastas en tonterías, no vas a tener cuando te haga falta y si mi hijo está oyendo constantemente no hagas esto, no hagas lo otro, no hagas tal, no hagas cual, al final va a pasar de mí y cuando realmente le diga que no, va a pasar de mí como pasa Belén Esteban de los diccionarios. Ya habré gastado toda la autoridad que tengo por la continua cascada de ordenes y en el futuro no va a saber decir que no, por ejemplo a las drogas o a conducir borracho porque simplemente es una prohibición más.
 
Creo personalmente, y probablemente sin tener la razón, o sí, quién sabe, teniéndola, que la clave está en la educación. La aprendiz de madre por cuestiones mías laborales pasa mucho más tiempo con el niño y le ha enseñado que de una actividad a otra hay que recoger los juguetes, y mi hijo sin decirle nada, todas las noches antes de dormir, o al mediodía antes de comer, él sólito los recoge, y no ha sido porque su madre haya impuesto la autoridad, ni porque le haya dado una bofetada a tiempo como ya hablé una vez, sino porque lo ha educado mediante un habito.
 
Hay una cosa que está clara, nos dan los niños sin manual de instrucciones, pero los padres tenemos una cosa que se llama sentido común, y de igual forma no le voy a dejar de ninguna manera tirarse por la ventana aunque él quiera y le voy a dar una medicina si se la tengo que dar aunque no le guste. Creo que puedo ser flexible imponiendo mi autoridad.
 
Yo no sé de estas cosas, y no me lo tomen muy en cuenta, digo lo que pienso arriesgándome a equivocarme y pensar dentro de un tiempo lo contrario. Solo soy un Aprendiz de Padre.                                                                                           
Puedes seguir a David en su blog Aprendiz de Padre. Y si eres padre bloguero y quieres participar tú también en esta sección, mándanos tus post y reflexiones a info@madresfera.com. ¡Estamos encantados de compartirlos!

Autor entrada: Mónica

-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Madresfera SLU + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web www.madresfera.com + info

Array