Rincón rosa: Preguntamos a la psicooncóloga Ariadna González.

No todo el mundo cuando lo diagnostican de cáncer sigue con su rutina diaria y como si su vida no hubiera sufrido ningún cambio importante, aunque los hay. Pero al final, más tarde o más temprano, necesitas que te atienda una persona especializada, alguien que trate a otras muchas pacientes como tú y que pueda entender todos los cambios bruscos que estás sufriendo en dicho proceso.

Ariadna González es psicooncologa, trata con pacientes con cáncer y con los familiares. Nos conocimos a través de grupos de cáncer de mama de las redes sociales. Ella se puso un día en contacto conmigo y me pidió que le contara mi situación, que le contara mis miedos, mis dudas e incluso lo bueno y lo malo que había dejado el cáncer en mi vida. Está trabajando en ese proyecto conmigo y con otras pacientes afectadas, y me consta que en breve lo podremos ir viendo publicado en su recién renovada página web.

Sé que será de mucha ayuda para muchísimas personas afectadas, yo misma, sin ir más lejos, llevo tratándome con una psicooncologa algo más de 2 años por  todos los cambios sufridos en mi vida, ya sean físicos como psíquicos que me ha dejado el cáncer. No siempre todo es tan bonito como queremos hacer ver a nuestro entorno, porque sinceramente, no vamos llorando por la calle, o quejándonos de todo lo que nos está pasando, el no reconocernos en el espejo por ejemplo, es uno de los cambios más duros por los que puede pasar cualquier persona afectada de un cáncer, y esto no se supera fácilmente.

Seguramente te estés preguntando qué diferencia hay entre un psicólogo y un psicooncologo, y nadie te lo va a explicar más claro que ella misma.

Hola Ariadna,bienvenida al Rincón en Rosa, me gustaría formularte unas preguntas que me consta que a muchas pacientes nos interesan, estoy segura que tú podrías echarnos una mano…

1.Para empezar, nos podrías explicar qué es un psicooncologo?

¡Claro! Los Psicooncólogos, somos piscólogos especializados en apoyar, orientar y solucionar todos los problemas psicológicos, emocionales y de afrontamiento que se generan ante el cáncer. Dotándolos de herramientas con base científica para ello a nuestros pacientes. 

Trabajamos tanto con la persona afectada como con su familia y entorno. Además de con el equipo sanitario.

La diferencia fundamental es que nosotros estamos realmente preparados para comprender la profundidad y todos los matices del impacto de esta enfermedad durante todo el proceso para enseñar a los pacientes a gestionar mejor todo el malestar que genera la enfermedad. Disponemos además, de la información sobre los tratamientos  y otros aspectos que se verán afectados y necesitan para adecuarse mejor a cada etapa. 

Somos los encargados de amortiguar el malestar propio de este proceso vital. Si bien es cierto que el cáncer genera un fuerte impacto y malestar emocional, no es cierto tenerlo que vivir sufriendo de más y la receta para ello es la Psicooncología

2.¿Por qué decidiste dedicarte a esta rama especial de la oncología?

Te cuento esto con una sonrisa en la cara, porque lo mío con la Psicooncología fue un flechazo. De esos que no te esperas pero que te cambian y te enganchan. 

Entré en contacto con este mundo por primera vez gracias o no se si decir, “por culpa” de mi profesor de prácticas de carrera. Fui una de las pocas personas elegidas en la selección para trabajar con él, y por alguna razón que nunca sabré, decidió que debía realizar esas prácticas en oncología. Y ¿sabes qué?, me río al recordarlo porque yo al principio no quería ir, pero lo hice, quise dejar que la vida me sorprendiera y vaya si lo hizo, me enamoré de mi profesión como nunca, hasta el tuétano. 

Conocí a mi primera paciente oncológica. Una señora llamada Ascensión de unos 80 años con cáncer de mama que acababa de terminar la quimio. Una mujer entrañable, que me movió algo por dentro. Aun hoy, después de tantos años, me río al recordar sus respuestas a mis preguntas de novata. Ella me abrió los ojos y la puerta a mi camino.

Ascención fue sólo la punta de un iceberg que descubrí trabajando en una ONG local con mujeres con cáncer de mama cada día, después de especializarme en Psicooncología. Vivir aquello me revolvía por dentro. Ver como algo tan simple, como informar mal a las pacientes las desajustaba tanto emocionalmente, me llevó después de un cabreo monumental a empezar a escribir mi blog hace ya 4 años y pico largos.

Me parecía increíble que teniendo una receta tan eficaz como es la Psicooncología, no fuera accesible para todo el mundo. 

3. ¿Cuándo crees que una paciente oncológica necesita de ayuda profesional?

Que te pongan delante de un cáncer necesita de apoyo siempre, por el impacto tan fuerte que genera

Las personas que son acompañadas por Psicooncólogos desde el principio han mostrado en numerosas investigaciones menos síntomas de depresión y ansiedad, gestionan mejor la incertidumbre, menos miedos, mayor sensación de control, mejor adherencia a los tratamientos, mayor tolerancia a la frustración, mejor relación con la familia y con el equipo médico, menos fatiga, menos dolor, menos desgaste emocional, más sensación de satisfacción… Entre otros muchos beneficios. 

Somos potenciadores de bienestar durante todo el proceso: antes, durante y después de un cáncer. No es necesario esperar a hundirse para que seamos realmente útiles. Amortiguamos el fuerte dolor y malestar emocional que genera un cáncer.

Sin embargo, es muy importante que tengáis en cuenta dos claves que nos están indicando que DEBEMOS acudir a una psicooncóloga: 

  1. Cuando cualquier emoción que estás experimentando sea demasiado intensa o, 
  2. cuando se esté prolongando mucho en el tiempo.

Tanto si es una emoción negativa como positiva, si cumple al menos una de las anteriores, es momento de ir sí o sí a hablar con un psicooncólogo. Esa emoción ha perdido su valor adaptativo y a partir de aquí todo se tuerce más de la cuenta, generando un malestar extra completamente innecesario. 

Será ese momento cuando por ejemplo: no puedo parar de llorar, si el miedo me paraliza, si me tomo todo demasiado a cachondeo, si me cuesta mucho salir a la calle, si estoy constantemente irritable, si me siento culpable por tener la enfermedad… 

4. Y si nos metemos en lo que las pacientes solemos tocar como tema más generalizado, ¿cuál  o cuáles serían los temas más tratados en consulta?

Depende del momento del proceso oncológico en el que se encuentre la persona cuando llega. Pero en términos generales suele ser muy habitual trabajar cómo afrontar la quimioterapia, ansiedad, depresión, gestión de efectos secundarios, cómo decírselo a un hijo, cómo afrontar las consultas, problemas de pareja a raíz de cambios de roles en casa, comunicación, la reincorporación al mundo laboral tras los tratamientos activos.

Es decir, todo aquello que afecta al bienestar de la persona, gestión de emociones y pensamientos negativos, sexualidad, culpa, gestión de duelos, miedos de todo tipo (a los tratamientos, a los cambios vitales, al rechazo, a reincorporarse a la rutina, a las recaídas, al dolor, a no estar ya en tratamientos tras haberlos recibido…), gestión del dolor físico y emocional, por ejemplo.

5.¿Qué piensas cuando una paciente viene a contarte que le preocupa muchísimo verse sin pelo, o que no es capaz de verse en los espejos, o que odia esos tratamientos tan devastadores que le están haciendo cambiar totalmente? ¿crees que es un miedo “normal”?

Primero que cada personas es un mundo. Su trayectoria previa a la enfermedad y consigo misma es vital para poderla entender. No suele ser una mera cuestión estética. Es un atentado a nuestra propia percepción de nosotros mismos. Es decir a nuestro autoconcepto y autoestima. 

Por lo general, es uno de los momentos de mayor impacto psicológico. Es cuando realmente la mayoría de personas toman conciencia de que están enfermos. Ya no se puede ocultar tan fácilmente o minimizar la situación. El cáncer se hace visible, aunque no nos sintamos enfermos. 

Es una etapa muy desagradable e incómoda como poco. Que además suele ir acompañada de dolor durante la salida del cabello y un cambio de imagen radical que se produce muy rápido. 

Pero cuando sientes que no te reconoces ni un poco, temes mirarte en los espejos, te ocultas, dejas de salir o no quieres que te vean ni siquiera tus seres queridos o incluso no te gusta nada ya de ti, tienes un problema serio, pues estás rechazando lo que te está pasando, el miedo se está yendo de las manos y te está generando más sufrimiento del que debería. Este sería un buen momento para consultar con una psicooncóloga.

6. El principal motivo para visitar a un/a psicooncologa, diría que es el miedo a morir por cáncer, ¿me equivoco o hay algo todavía que nos preocupa más que eso?

No es el principal motivo de consulta, pero suele estar detrás en muchas ocasiones. Suele rivalizar bastante con el temor al dolor, sufrimiento, a la perdida de alguna actividad o trabajo y a no ver crecer a un hijo en el caso de las mamás y papás enfermos. 

Es un temor que aun hoy y pesar de las índices de supervivencia y avances médicos preocupa, pero en función de la situación personal, laboral, familia, económica, el momento evolutivo en el que se está, el diagnóstico, pronóstico, tipos de tratamientos etc. de cada uno, las preocupaciones y el impacto es completamente diferente y por tanto las preocupaciones que se derivan, también. 

7. Voy a sacar un tema del que poco se trata, y menos públicamente, pero diría que otro de los muchos motivos que hacen que pasemos por consulta es el cambio tan brusco en nuestra vida sexual y sentimental. Recibimos muchos tratamientos que nos influyen en la líbido, y muchas mujeres cogen, de repente, miedo al sexo por no disfrutarlo como antes, o incluso miedo a no excitarse, y no son capaces de contárselo a sus parejas, ¿qué le dirías a todas esas mujeres que ahora te están leyendo, esperando un consuelo en este tema?

Exacto, la mayoría de tratamientos que se reciben generan una inhibición a nivel hormonal que se traduce en menos deseo sexual, atrofias vaginales, sequedad, rigidez… que llevan  a disfunciones sexuales que provocan un enorme malestar psicológico como bien señalas y que son muy frecuentes, tanto como efecto secundario de los tratamientos contra el cáncer como por factores emocionales.

La mayoría piensa que sólo les pasa a ellas, consultan con sus médicos (si acaso), no les dan soluciones y creen que todo está perdido, pero no es así.   

El primer consejo es evidente, díselo a tu psicooncóloga para poderlo orientar. Dependiendo de las secuelas que experimentes, incluso se puede potenciar este trabajo con fisioterapia y sexólogos. 

Ten en cuenta que la sexualidad es mucho más que el sexo. Necesitas sentirte bien contigo misma para poder disfrutarlo con o sin pareja, tu ya me entiendes. 

Aquí la verdad es que podría extenderme muchísimo, ya que son muchos factores los que van a influir en que podamos mantener relaciones placenteras. 

Recupera la naturalidad y espontaneidad, intenta en la medida de lo posible hablar con tu pareja para ir paso a paso e iros acercando cada vez más a esa relación. No es necesario hablarlo todo del tirón. 

No fuerces las cosas pensando lo que el otro necesita o no y adelantándote a las necesidades que crees que podría tener, simplemente pregúntale y siéntete libre para pedir tu también. Las parejas bien avenidas que ven afectada esta parcela, la empieza a recuperar cuando el sexo vuele a ser un juego, un motivo para conectar y disfrutar juntos. Cuando se rodean de comprensión, de ir poco a poco.

Este tema lo tocaré ampliamente en mi blog en breve. Espero poderos dar algunas pautas más concretas que os ayuden a poner los primeros pasos hacia ese momento con vuestras parejas que deseáis. Pero ahora, hablarlo sin miedos con vuestros chicos o chicas, son más comprensivos de lo que de entrada esperáis en la mayoría de casos. 

8. ¿Crees que la pareja también tendría que venir a alguna de tus consultas?

¡Sería genial! Al fin y al cabo, vivimos en sistemas: familias, equipos de trabajo… El cáncer no sólo impacta en quien lo padece físicamente. 

He llevado de hecho casos, en los que son las parejas quienes se han desajustado emocionalmente durante el proceso oncológico a pesar de que la persona afectada tenía un afrontamiento bueno. 

La psicooncología apoya al paciente, a su familia e incluso al equipo sanitario. 

9. ¿Ariadna, el miedo a morir por cáncer, es un miedo reversible?

Sí. El miedo es una emoción que sirve para estar en alerta, advertirnos de un peligro y ponernos a salvo.

Cuando se trabajan los miedos y se aprenden a poner en su sitio, te das cuenta de que es una emoción completamente lógica, pierde poder y deja de “dar la lata”. 

Al ser una emoción natural, al igual que las otras, podrá reaparecer para cumplir su función de alarma, pero si sabes cómo, puedes gestionarla rápidamente para que no te paralice. La psicooncología es la receta. 

10. Seguramente las pacientes que ahora te visitan, jamás habían necesitado “ayuda” de un profesional, y de repente, tienen miedo de necesitarla, muchas incluso se resisten a ir a consulta, ¿qué les dirías o qué les recomendarías?

No estoy para juzgarte, mandarte o criticarte. Estoy para arroparte, entender como ves el mundo, pero desde tus ojos, no desde los míos. No tienes que saberlo todo, nadie te ha preparado para afrontar algo así, todavía.

No te vas a exponer más de lo que quieras, ni se van a tocar temas que no quieras tocar. Tu intimidad está a salvo conmigo y siempre la usaré en tu beneficio. Te trataré con cariño y respeto y siempre, siempre, siempre velaré por tu felicidad. 

Podrás contarme todo lo que no puedes o no quiere contar fuera, protegeré lo que compartas conmigo sobre todas las cosas. Y hagas lo que hagas, decidas lo que decidas, siempre contarás conmigo.

11. Por la experiencia que puedas ver en consulta,¿ el cáncer nos vuelve personas más inseguras o más seguras de nosotras mismas?

Eres más que tu enfermedad, lo eras antes y lo seguirás siendo. El cáncer no nos vuelve nada, simplemente te puede llegar a mostrar cuáles son tus prioridades y qué aspectos de tí mismo puedes reforzar para ser capaz de cultivar tu propio bienestar.

Si te pones manos a la obra, puede ser un momento para poco a poco, crecer y aprender a quererte mucho. Aunque no es una tarea nada sencilla. 

12. Por último, háblanos de tu nueva pág. web, ¿qué es lo que podemos encontrar en ella?, ¿qué la hace diferente al resto?

La hace diferente que está escrita por y para pacientes, que toca todos los temas relacionados con su bienestar con franqueza para contar lo malo pero también lo bueno. Es una espacio hecho con mucha cabeza, mimo y corazón para que todos puedan coger las riendas frente al cáncer, afrontarlo con optimismo paso a paso con un lenguaje sencillo y directo. 

Sé lo que estás pasando y se cómo puede vivirlo sin tanto sufrimiento, esto es lo que vas a encontrar en mi web: la fusión entre mis dos mundos profesionales, separados durante años pero ahora de la mano. Encontrarás: 

  • Consultas de psicología y psicooncología Online y presencial (Tenerife) para solucionar todo lo que te preocupa y ser más feliz cada día.
  • Consultas rápida por email: recibe una prima orientación en menos de 72 horas para resolver esa duda que no te deja de rondar por la cabeza.
  • Un programa de crecimiento personal para sacarte todo el partido en tan sólo 10 sesiones, con aval científico para que descubras tus fortalezas y apenas a usarlas. 
  • Conferencias y formación sobre Psicooncología para pacientes y profesionales: puedes hacerme una propuesta que desarrollaremos juntos o buen elegir entre una lista entre mis favoritas que podrás encontrar en mi web
  • Mi súper Blog sobre psicooncología y cáncer. Premiado por su calidad, veracidad y utilidad y que te escribo desde hace en este momento, 4 años y medio para que sepas cómo plantarle cara al cáncer.

Además de dos regalos hecho con mucho cariño y que os he preparado: 

  • Mis 10 consejos para ser feliz con cáncer. Mi decálogo ilustrado para darte la bienvenida al suscribirte a mi blog y sumarte a la familia.
  • Y un regalo de lanzamiento súper especial: una consulta rápida por email para empezar a poner los cimientos de tu bienestar. Podrás resolver esa duda que te está rondando en la cabeza en menos de 72 horas.

Eres muy bienvenida. Si quieres coger las riendas ante el cáncer y saber cómo plantarle cara paso a paso, este es tu espacio. 

 Muchas gracias Ariadna, me ha encantado charlar contigo, seguro que vas a poder ayudar a muchas pacientes y a sus familias en el duro proceso que conlleva el cáncer.
Podéis seguir a Ariadna en su web aquí: http://ariadnagonzalezpsicologa.es/
Podéis leerme o  seguirme en mi blog aquí:Diario de una maternidad y un lazo rosa
o también en Facebook Una sonrisa para Paris
Photo by SHTTEFAN on Unsplash
Compartir es vivir

Autor entrada: paris

1 thought on “Rincón rosa: Preguntamos a la psicooncóloga Ariadna González.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *