Rincón rosa: El aceite de palma y su relación con el cáncer

Llevamos tiempo escuchando que el aceite de palma es peligroso para nuestra salud. Antes de que este aceite fuera tan popular, lo conocíamos como aceite vegetal, formando parte de las grasas saturadas presentes en  la bollería industrial y en comidas procesadas, pero esto ya lo sabíamos y no le dábamos la importancia que desde hace unos meses sí parece que se le está dando.

Cada vez que nos comíamos un bollo, sabíamos que lo que estábamos comiendo no era nada saludable para nuestra salud, pero lo que no sabíamos es que podía ser la causa de muchas enfermedades cardiovasculares y tampoco que podía ser cancerígenos o incluso un potenciador de la metástasis.

Como hay demasiados artículos que hablan  de los beneficios de este aceite y también contrariamente hay artículos que traten el tema de las enfermedades cardiovasculares relacionadas con el colesterol, yo me voy a enfocar más en el tema que más me interesa para este Rincón en rosa, lo que no quiere decir que deje de lado el resto de cosas que tiene en contra de nuestra salud.

Este es un articulo muy difícil de escribir, más que nada porque yo no soy científica, pero sí que me he informado mucho sobre ello de fuentes fiables.

El Aceite Palmítico o aceite de palma

Este ácido graso de origen vegetal es el componente principal del aceite de palma y, en proporciones más bajas, del aceite de coco y otros, y es usado en muchos tipos de comida procesada, en las carnes, tanto la carne roja como la procesada, en los lácteos, tanto en la leche como en sus derivados, especialmente en los de mayor contenido graso como la mantequilla y algunos quesos; y en general en la mayoría de alimentos que contienen grasas, incluyendo los muchos aceites vegetales; por ejemplo el aceite de oliva, a pesar de que su ácido graso predominante es el oleico (mono-insaturado), contiene 10-12% de ácido palmítico.

Se usa también como materia prima en la producción de biodiésel. También es usado en producción de piensos para la alimentación animal, sobre todo de terneros, por su alto aporte energético por ración. En la industria cosmética es utilizado para la elaboración de jabones, champús, geles de baño, pintalabios, dentífricos, cremas.

El aceite de palma se utiliza de manera industrial por su bajo coste, por sus propiedades de conservación para productos alimenticios y su gran producción. Su creciente demanda hace que en muchas partes del mundo, como por ejemplo en Indonesia, exista gran deforestación y el riesgo de pérdida de hábitats naturales y especies de animales como el orangután, o el tigre de Sumatra.

Al margen de esto y yendo a la parte más científica, hace unos meses atrás, un grupo de científicos del departamento de investigación del hospital Valle Hebrón de Barcelona, publicaban un artículo (AQUI) en el que hablaban sobre una proteína llamada CD36 y su relación con las células tumorales y la metastásis.

La proteina CD36 es la encargada de absorber las grasas desde nuestra membrana celular, es un factor determinante para que las células tumorales se metastaticen.

El estudio demuestra a pacientes con cáncer oral  de diverso grado de agresividad y en los tumores de la cavidad oral analizados, sólo entre 50 y 100 células, muy pocas, serían iniciadoras de metástasis. Añadiendo CD36 a tumores que no provocan metástasis, se convierten en metastáticos.

Pero el estudio para determinar si el aceite palmítico es cancerígeno o potenciador de la metástasis se ha hecho con ratones de laboratorio.

Trataron un tumor oral durante dos días con ácido palmítico y después lo inyectaron en ratones que tenía una dieta normal. Una vez inoculado en el ratón, ese tumor pasaba de una frecuencia metastática del 50% al 100%. Es decir, todos los ratones desarrollaban metástasis, y además comprobaron que dependía de CD36.

Dicho estudio, prueba que bloqueando la proteína CD36 en ratones con tumores pero sin metástasis los tumores no se vuelven metastásicos, y por otro lado, bloqueando la misma proteína pero en tumores que ya tienen metástasis, se demostró que desaparecía completamente en algunos casos hasta en un 20% y en el resto, aproximadamente en el 80% se reducía dicha metástasis potencialmente.

Aun así, este estudio no se ha podido probar en humanos todavía, y teniendo en cuenta esto y hasta que si funciona se pueda comercializar en nuestro país, podríamos estar hablando de entre 5 o 10 años todavía para verlo hecho realidad.

Efectos del aceite de Palma sobre nuestra salud

Ciertamente todos hemos escuchado que el riesgo de padecer de algún tipo de cáncer si tomamos aceite de Palma, existe. Pero también hemos escuchado que su ingesta elevada puede producir enfermedades vasculares, así como elevar el colesterol.

El problema reside en cuando se trata dicho producto, si se somete a temperaturas más elevadas de 200 grados, hay riesgo de toxicidad por los gases producidos en su elaboración.

Pero no está demostrado, así que no podemos culpar al aceite de palma de cualquier enfermedad cardiovascular ni por cualquier cáncer, aunque sí quizás pueda ser un potenciador de la metástasis.

Así que después de todo esto, mi recomendación, al igual que la de cualquier nutricionista, sería una buena alimentación, que contenga únicamente las grasas saturadas recomendadas en cada dieta de forma que no superen el 10% del total de la ingesta calórica diaria, y substituirlas por grasas poli-insaturadas.

Sin embargo, de forma general, se reconoce que las directrices principales sobre nutrición en la prevención del cáncer y dieta saludable suponen una dieta con un consumo relativamente bajo de ácido palmítico como vemos a continuación.

  • Consumir menos de 500 gramos de carne roja por semana, con una mínima proporción de carnes procesadas. La grasa de las carnes, y especialmente la carne procesada, es una de las fuentes principales de ácido palmítico.
  • Limitar el consumo de grasas saturadas (el ácido palmítico es cuantitativamente el principal ácido graso saturado de la dieta) y substituirlas por grasas poli-insaturadas. Como la principal fuente de ácidos grasos poli-insaturados es el pescado.
  • Se recomienda un consumo elevado de fruta fresca y verdura, y a la vez una disminución de alimentos muy elaborados y con alta densidad calórica. Una de las principales fuentes de ácido palmítico son los alimentos de elaboración industrial, como muchos productos de bollería, pasteles, salsas, sopas, platos precocinados.

Espero que os haya resultado interesante.

Podéis leerme o  seguirme en mi blog aquí: Diario de una maternidad y un lazo rosa

Autor entrada: paris

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:

Responsable: Madresfera SLU + info

Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info

Legitimación:: Consentimiento expreso del interesado. + info

Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.

Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info

Información adicional:: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web www.madresfera.com + info