Rincón en rosa: El ganglio centinela

En ocasiones hemos escuchado hacer referencia al ganglio centinela, pero muchas veces no sabemos a qué se están refiriendo, lo cual hoy me lleva a contaros todo lo que sé y que además he investigado sobre el Centinela.

Nuestro sistema linfático drena linfa, (la linfa es líquido coagulable, casi incoloro y débilmente alcalino, que procede de la sangre, circula por los vasos linfáticos y se vuelca en las venas, y cuya función es la de servir de intermediario en los cambios nutritivos entre la sangre y los tejidos).

Cuando tenemos un tumor de mama, dependiendo de la evolución , el tamaño y su agresividad, es más que probable que se haya diseminado hacia el ganglio centinela, que éste sería el primero que hay en contacto desde la mama a la axila.

En ocasiones hay más de un ganglio centinela y en otras solamente hay uno o ninguno.

La células tumorales se diseminan a través de la linfa o la sangre a otros lugares del cuerpo, donde podría formarse otro tumor secundario, y este proceso se denomina metástasis.

Se refiere a metástasis ganglionar cuando la enfermedad ya ha alcanzado a los ganglios circundantes.  No todas las mujeres tenemos el mismo número de ganglios axilares, algunas solo tienen 5 y otras pueden tener hasta 30, la extirpación de los ganglios en la cirugía por cáncer de mama dependerá mucho de los ganglios afectados.

Durante la cirugía del tumor de la mama se inyecta un liquido tintado de color azul, éste sirve para ver hasta dónde alcanza la enfermedad a través de los ganglios linfáticos, a partir de aquí se localiza si únicamente hay uno solo infectado (centinela) o alguno más.

Cuantos más ganglios infectados, mayor será el riesgo de la recurrencia de la enfermedad, pero no se guían únicamente por el número de ganglios afectados, sino también por el tipo de cáncer, la edad de la paciente y el tamaño de dicho tumor.

  • Si el tipo de tumor se ha diseminado y únicamente hay un ganglio afectado, se procederá a extirpar solo el centinela, y en algunos casos concretos los 2 o 3 siguientes, por seguridad.
  • Si el tipo de tumor se ha diseminado y está tan avanzado que ha infectado a varios ganglios axilares, se procederá a la extirpación de TODOS los ganglios axilares.

Pero hoy día, se valora antes cada caso de manera individual, teniendo en cuenta varios factores antes de proceder a extirpar más de un ganglio linfático de la paciente.

Cuando el ganglio centinela no presenta células tumorales podemos presumir que en el resto de los ganglios axilares NO existirá afectación.

La técnica de Biopsia Selectiva del Ganglio Centinela

Con esta técnica se reduce significativamente el número de ganglios linfáticos resecados y se reduce el riesgo de molestias en el brazo y la posibilidad de desarrollar edema de brazo (linfedema). Pero no se puede realizar a todos las las pacientes, esto únicamente servirá para las pacientes que NO tengan afectación ganglionar.

En todos los demás casos, se procederá a una linfadenectomía ganglionar (vaciamiento de TODOS los ganglios axilares).

Linfadenectomía axilar (vaciamiento ganglionar de axila)

Utilizada en casos de gran afectación ganglionar. La cirugía, a diferencia de Biopsia selectiva del ganglio centinela, es mucho más invasiva y con muchos efectos secundarios tanto a corto como a largo plazo para la paciente.

Uno de los efectos secundarios más probables de  ésta técnica es el Linfedema.

Entre un 10 y un 15%  de las pacientes con vaciamiento (linfadenectomía) axilar padecerán linfedema a lo largo de su vida, sumando además de la cirugía, recibir radioterapia en la axila, ya que el riesgo se incrementa hasta el 20-25%.

Contra un 5% de riesgo si se le ha efectuado, únicamente, la Biopsia para el ganglio centinela.

La supervivencia a los 10 años, dependerá también de cuantos más ganglios afectados tenga la paciente en el momento del diagnostico para cáncer de mama.

Como dato informativo, toda paciente tenemos nuestro informe del laboratorio de patología, nos lo dan tras la cirugía, pero si tu médico no te lo dijo en su día, allí puedes ver los ganglios que te quitaron y cuántos de ellos estaban afectados.

Puedes seguir a Paris en su blog Diario de una maternidad y un lazo rosa.

 

Autor entrada: paris

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *